El Museo Oriental de Valladolid acoge obras del japonés Kousey Takenaka

El Museo Oriental de Valladolid acoge hasta el próximo 4 de septiembre la exposición 'Pinceladas Mágicas' del maestro Kousey Takenaka.

REFERENTE INTERNACIONAL

 

Por parte de la Fundación Japónica ha intervenido su presidenta, Akiko Sawada, la cual ha responsabilizado a Takenaka de que el arte tradicional 'sumi-e' haya resurgido en el propio Japón y ha recordado que este artista ha expuesto "en los principales museos orientales del mundo" de países como España, Estados Unidos, Suecia, Turquía o Corea.

 

Nacido en 1950, Kousei Takenaka tuvo como primera vocación el yudo, una arte marcial que comenzó a practicar a los nueve años y con la que se impuso en varios campeonatos, hasta que a los 18 años ingresó en las unidades especiales de la Policía y se convirtió en instructor del cuerpo, antes de fundar su propia escuela de la que han salido varios campeones de yudo.

 

Sin embargo, en 1980 decidió abandonar la Policía y dedicarse de lleno a su otra pasión, la pintura 'sumi-e', de la que ha acabado por convertirse en un referente mundial. En 1991, el año en que comienza su proyección internacional, fundó una academia de arte de la que han salido varias generaciones de pintores.

La muestra responde al "viejo anhelo" de Takenaka, de exponer en el Museo Oriental de Valladolid, el cual visitó en 2013 y al que donó nueve obras, varias de las cuales forman parte de la exposición. Precisamente el artista nipón ha viajado desde el país del sol naciente para asistir a la inauguración, donde ha destacado el "marco incomparable" en que pueden verse sus obras, así como la "calidad" del montaje expositivo.

 

'Pinceladas mágicas' sirve, además, para celebrar sus 35 años de carrera artística, un "punto de inflexión" tras el que continuará "trabajando y evolucionando" su arte.

 

En declaraciones recogidas por Europa Press, el director del Museo, Blas Sierra de la Calle, ha destacado el "don especial" de este "maestro", dada la habilidad que requiere el 'sumi-e', el cual se basa en el dibujo "con una pincelada" que "no permite errores" y en la que, sólo a base de tinta negra, se consiguen distintas tonalidades e intensidades que "dan sensación de color".

 

En la muestra pueden verse desde elementos de la naturaleza como animales o plantas, así como figuras tradicionales del budismo zen y de la cultura japonesa como los guerreros samurai. que "va más allá de la pintura" para expresar "toda una filosofía", en este caso la zen, que expresa "lo lleno y lo vacío".

 

Por todo ello, el director del Museo Oriental ha advertido de que "no son obras que puedan describirse", sino que trata de pinturas "para extasiarse en su contemplación".

 

En la organización de esta exposición colaboran las fundaciones Japónica y Takenaka Basho. El responsable de esta última, Miguel Elías, se ha mostrado "emocionado" al coincidir con su "maestro" y ha resaltado, más allá de su calidad pictórica, su contribución en la "difusión" de la pintura nipona en España y a que en Salamanca surgiera la primera escuela de pintores nacionales que practican la técnica del 'sumi-e', a la que se han acercado "figuras de primera fila" como Miquel Barceló, y desde donde este arte "ha dado el salto a Iberoamérica".

 

Precisamente Elías ha recordado la instauración en la Universidad de Salamanca de la primera titulación de Asia Oriental que incluye una asignatura, de la que él es docente, sobre Dibujo Asiático, tanto tradicional como contemporáneo, para lo cual resulta "fundamental" contar a pocos kilómetros con un espacio como el Museo Oriental de Valladolid.