El Museo de San Joaquín y Santa Ana podría convertirse en el de la Semana Santa de Valladolid

La entrada al Museo de San Joaquín y Santa Ana, en pleno centro de Valladolid. JUAN POSTIGO

Se trata de una de las propuestas de viabilidad para rescatarlo de un posible cierre. Otra de ellas pasa por potenciar talleres de repostería y promover el espacio para conciertos de música sacra.

El Ayuntamiento de Valladolid, sea con el anterior equipo de Gobierno o con el presente, lo tiene claro; hay que echar el resto para evitar el cierre del Museo de San Joaquín y Santa Ana, situado en la céntrica plaza homónima y que cuenta con tres perlas como son tres cuadros originales de Goya. La cuestión es que algo tiene que cambiar, ya que aunque el espacio a día de hoy no tiene deuda acumulada depende de subvenciones públicas y necesita un plan de viabilidad.

 

A bote pronto, el Consistorio ya ha dejado clara su intención con una partida de 50.000 euros que salvaría la situación para 2016 –esos 50.000 euros se tratan del gasto aproximado para todo un año, pero el Ayuntamiento no está dispuesto a que este aporte sea el habitual-, pero ahora solicita la ayuda de otras instituciones públicas como la Junta de Castilla y León o el Ministerio de Cultura, quienes por ahora dan la callada por respuesta.

 

Ante los micrófonos compareció este martes Ana Redondo, concejal de Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Valladolid, para tratar de aclarar la situación y dejar patente la postura del equipo de Gobierno de Óscar Puente. La edil hizo ve desde el primer momento que no supone un gran perjuicio la ayuda, más bien al contrario, pero que el resto deben poner de su parte, incluido desde el propio Museo, encontrando un plan de viabilidad que le haga depender en menor medida de las subvenciones. Lo cierto, por el momento, es que ya hay alguno.

 

“Es un plan ambicioso que estamos estudiando, el problema es que por ahora no tiene una valoración económica de todo lo que se pretende hacer”, arrancó Redondo, de manera que se ha emplazado a dentro de un mes para aclarar dicho punto. “Contendría actividades encaminadas a que más gente conozca el Museo, ya que por ahora una de los principales inconvenientes es que tanto los vallisoletanos como el resto de España no lo conocen. Hay que promocionarlo. Pero también habría otras actividades en ese plan de viabilidad, como talleres de repostería, que las propias monjas podrían promover e impulsar, además de conciertos de música sacra, incluso festivales”, hizo ver la concejal de Cultura y Turismo. Eso sí, no se trata de la única alternativa.

 

MUSEO DE SEMANA SANTA

 

Porque resulta que otra opción pasa por convertirlo en el museo oficial de Semana Santa, algo que a día de hoy no existe, no al menos en condiciones, en Valladolid. “Esa es una propuesta que nos ha llegado desde la Junta de Cofradías. Nos hemos reunido en varias ocasiones y nos han asegurado que mantendría y haría sostenible el Museo. Decían que se podría instalar con todas las piezas y el patrimonio que las cofradías pondrían a disposición”, explicó Redondo, antes de destacar que sería “una idea interesante, coherente”.

 

Fue entonces cuando la encargada del área de Cultura y Turismo volvió a sacar a la palestra la petición a otros organismos públicos, haciendo ver que el Ayuntamiento ya ha dado el paso por su parte. “Nosotros nos vamos a implicar, pero no podemos ser los únicos, y tampoco puede ser a fondo perdido. Hablamos de dinero público, y tiene que estar muy bien controlado. Vamos a estudiar la viabilidad de estos proyecto y valorarlos económicamente. Se trata de un patrimonio riquísimo que hay que cuidar”, concluyó.

Noticias relacionadas