El Museo Arqueológico, el que "mejor representa la historia de España", reabre sus puertas

Imagen de la inauguración

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha inaugurado el Museo Arqueológico Nacional (MAN), que abre sus puertas al público general tras haber permanecido en obras durante los seis años, tiempo en el que ha sido sometido a una gran reforma.

En su discurso, el presidente ha destacado que este es el "museo que mejor representa la historia de España", una institución pública que tiene por objeto "ofrecer a sociedad una interpretación rigurosa atractiva y critica del pasado".

 

En palabras de Rajoy, este museo realiza una "interpretación de la cultura material" que perteneció a los distintos pueblo de la actual España y del ámbito mediterráneo desde la antigüedad hasta épocas recientes en "una síntesis compleja y dinámica" de la historia.

 

"Los bienes arqueológicos de los diferentes yacimientos y monumentos que han jalonado el territorio español construyen lentamente el relato de nuestra historia hasta completar una narración fascinante de lo que fuimos de los que somos y servir de ejemplo de lo que juntos podemos alcanzar", ha subrayado el presidente del Gobierno.

 

Asimismo, ha recalcado que este museo es "el lugar de Iberia, Hispania, España, de sus mitos de sus ritos y de sus creencias" y sus colecciones representan "un lugar común donde reencontrarnos con nuestro pasado, museo donde todos nos vemos reflejados en el espejo de nuestra historia".

 

MÁS ESPACIO PARA VISITANTES 

 

Las obras han incluido la rehabilitación del edificio desde sus cimientos hasta la cubierta y la ampliación de las áreas públicas, que permitirá a los visitantes tener una mejor visión de las piezas que componen la colección del museo, en el que además podrán tener lugar más actividades.

 

Entre las mejoras destaca el nuevo acceso, que elimina barreras arquitectónicas y facilita la creación de un amplio espacio de acogida, que ha multiplicado por cinco su superficie.

 

Además, también se ha llevado a cabo la recuperación de las cubiertas acristaladas de los patios que facilitan la circulación y agrandan el espacio expositivo, la mejora de los núcleos de comunicación, el aprovechamiento de la planta bajo cubierta para servicios internos y biblioteca.