El Museo ABC muestra los dibujos que ilustraron las portadas de 'Blanco y negro' entre 1891 y 1936

El Museo ABC de Madrid acoge la exposición 'Portadas. Dibujos de primera plana', un recorrido por los dibujos originales que ilustraron las casi 2.000 portadas de 'Blanco y negro' a lo largo de 45 años, entre 1891 y 1936. La muestra podrá visitarse desde este jueves hasta el 9 de junio.



MADRID, 20 (EUROPA PRESS)



Joaquín Xaudaró, Ángel Díaz Huertas, Eulogio Varela, Enrique Climent, Aníbal Tejada, Sileno o Picó son algunos de los artistas que destacan en esta selección, un legado en el que se pueden recorrer los diferentes estilos y corrientes artísticas que transformaron Europa, desde la tradición del academicismo a la visión de las vanguardias.

El comisario de esta muestra, Ramón Esparza, ha explicado este miércoles en declaraciones a Europa Press que los estilos artísticos eran el reflejo de los cambios sociales, culturales y científicos que recorrían el continente.

Si al comienzo se trataba de romper con la tradición artística mediante las formas elaboradas del art nouveau, tras el fin de la Gran Guerra las rupturas vanguardistas se abren camino, lentamente, en el gusto de artistas y coleccionistas.

De todos los dibujos originales que custodia el Museo ABC en su colección el visitante tendrá acceso en esta ocasión a un centenar, una selección en la que conviven las visiones costumbristas de la España tradicional como las nuevas actitudes y deseos de la mujer moderna.

Según explica Esparza, en estos dibujos se observan los cambios sociales de la época. Entre ellos, destacan los nuevos roles de la mujer, alguien "más activo" que aparece como lectora, deportista e interesada en la belleza y la moda, aunque alejada de las formas tradicionales.

NUEVOS TIEMPOS

La novedad se plasma en la primera portada de 'Blanco y negro', realizada por el pintor Ángel Díaz Huertas. En ella, es una dama quien conduce el coche y, al fondo, en el asiento de los pasajeros, se observa una silueta masculina con chistera. Además, tampoco son caballos quienes tiran del carruaje, sino una especie de insectos alados que permiten a aquel sobrevolar el camino plagado de hojas informativas.

Este dibujo, con el que se anunciaba la llegada de nuevos tiempos, permaneció como portada durante 1981, su primer año de existencia. Durante este tiempo, solo se cambió una hoja de calendario que aparecía en la parte inferior derecha del dibujo.

A partir de 1892, la publicación comenzó a variar la portada todas las semanas, para lo que contó con la colaboración de algunos de los principales ilustradores y artistas de aquel momento.

Conmemoraciones de hechos de especial significación histórica, recreaciones de sucesos de la actualidad --con el retraso que la técnica y las comunicaciones imponían en aquellos años-- o simples escenas cotidianas fueron ocupando la primera página número a número.