El mundo de la equitación despide a Antonio Rivas

Antonio Rivas, en el centro, junto a su equipo ganador de la categoría II en una imagen del pasado 9 de mayo.

Falleció de manera inesperada este martes y hoy ha sido incinerado. Su vida estuvo ligado a la enseñanza de la equitación. 

Antonio Rivas ha fallecido este martes de forma inesperada. Llevaba un cuarto de siglo, media vida, dedicado a la enseñanza de la equitación, campo en el que se inició a principios de los años 90 en la Escuela de Equitación Sotogrande de Valladolid, centro en el que impartió clases durante dos etapas hasta que inició su proyecto personal de la Centro Hípico El Tomillar de Viana, en la localidad vallisoletana de Viana de Cega.

 

Muchos alumnos salieron de este centro que ha  tenido un protagonismo especial en la Liga Interclubes de Salto en Castilla y León, competición en la que este año acababa de lograr el triunfo en la Categoría II.

 

Apasionado por los caballos en todas sus facetas, por la seriedad y cariño que imprimía a su trabajo era una persona muy querida y valorada por alumnos, padres y el conjunto del mundo hípico de Castilla y León.