El Mozo Grau de Valladolid pierde el primer duelo en su cita con el título

Toca heroica para el CPLV Mozo-Grau, que ha perdido el primer duelo en la lucha por alcanzar la final de la Liga Elite masculina. Los vallisoletanos han caído derrotados en su pista de Canterac con el HC Espanya por la mínima (5-6) y con un gol de los mallorquines, en superioridad, a 13 segundos del final. 

De hecho, esa ha sido la tónica de un encuentro en donde los locales sufrieron cuatro expulsiones por una sola de su rival, que llegó a seis segundos del pitido final. Ahora la eliminatoria de semifinales del play off se traslada a Palma, donde los pucelanos tendrán que ganar dos partidos si quieren clasificarse para la final y tratar de revalidar su título.

 

El Mozo Grau salió muy concentrado y gracias a ello tomó pronto ventaja. A los tres minutos ya mandaban en el marcador gracias a un tanto de Matias Kilpinen, tras una gran jugada de Nathan Sigmund. El entrenador-jugador se echó el equipo a su espalda tras anotar el 2-0 de penalti en el 7 y ver cómo Espanya empataba en dos lanzamientos desde lejos. Andrés Portero y Nathan, en dos buenas acciones, pusieron el 5-2 antes del descanso, lo que parecía que iba a dar ventaja al CPLV.

 

Pero la salida de vestuarios no fue la mejor y el Espanya empezó a achuchar. Marcó el 5-3 demasiado pronto y eso hizo temblar a los locales, que estaban apoyados por unas gradas llenas. El 5-4 dio paso a un relevo en la portería, con la entrada de Pippo por Alberto. En el bando contrario, Antala se crecía con el paso de los minutos, evitando el sexto. Así que en una superioridad, Espanya logró la igualada a falta de 12 minutos.

 

Quedaba la recta final, donde los nervios juegan malas pasadas. El CPLV Mozo-Grau sacó su mejor juego, con continuos ataques pero sin suerte cara al gol. Espanya, por su parte, se defendía bien y esperaba su oportunidad, que llegó con una controvertida expulsión a Andrés Portero a falta de 1 minuto, tiempo suficiente para uno de los mejores conjuntos en esas lides. A falta de 13 segundos se consumó la derrota con un tanto del máximo artillero de los mallorquines, Borja García, que hizo cinco dianas.