El monumento de Onésimo Redondo de Valladolid se trasladará a Alcalá de Henares "en breve"

Monumento a Onésimo Redondo, en Valladolid. BORIS GARCÍA

Su nuevo emplazamiento será provisional hasta quedar depositado en el Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca.

El polémico monumento levantado en julio de 1961 en el cerro de San Cristóbal de Valladolid por el régimen del general Francisco Franco en memoria del fundador de las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista (JONS), Onésimo Redondo, nacido en la localidad vallisoletana de Quintanilla, será desmontado en breve de su actual emplazamiento para su traslado, con carácter provisional, a un edificio de la Administración central en la localidad madrileña de Alcalá de Henares.

  

Así lo ha anunciado hoy el director general de Bellas Artes, Bienes Culturales y de Archivos y Bibliotecas del Ministerio de Educación, Miguel Ángel Recio, quien, durante la visita efectuada al Real Monasterio de San Joaquín y Santa Ana de Valladolid, al objeto de estudiar una forma de colaboración que garantice su pervivencia, ha asegurado que el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, propietario del terreno donde de asienta el monumento a Onésimo Redondo, ha contratado ya el traslado del conjunto escultórico y éste, por tanto, "se efectuará en breves fechas".

  

Recio, en declaraciones recogidas por Europa Press, ha recordado que la retirada de la gran estatua, el pedestal y también la cimentación, cuyo coste se sitúa en los 100.000 euros, está ligada a la ejecución de la Ley de la Memoria Histórica consistente en la retirada de emblemas con nomenclatura franquista y ha precisado que su nueva ubicación en un edificio de la Gerencia en Alcalá de Henares será provisional, hasta acondicionar un espacio idóneo en el Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca.

  

De hecho, Recio ha explicado que la demora en los trabajos se ha debido al "tamaño" propio del conjunto escultórico, que impedía que se trasladara ya a alguno de los recintos con que cuenta dicho centro documental en Salamanca, "donde está previsto una ampliación en una nave, aún no realizada, a la que irá destinado".

  

Cabe recordar, por un lado, que Izquierda Unida y otras asociaciones de la ciudad habían reclamado en reiteradas ocasiones al Ayuntamiento de Valladolid la retirada de este grupo escultórico, que incluso ha sufrido varios sabotajes con pinturas o 'graffitis'.