El mítico negocio vallisoletano de guantes ‘Varadé’ se muda “a mediados de junio”

A la izquierda el antiguo emplazamiento de 'Varadé' en la calle Santiago. A la derecha, la nueva en la esquina de Atrio de Santiago con Héroes de Alcántara. A.MINGUEZA

El día 30 del nombrado mes concluye su contrato de renta antigua y los propietarios han decidido trasladarse de la calle Santiago a la esquina de Héroes de Alcántara con Atrio de Santiago.

“Se han pasado de rosca y es un precio que no podemos pagar, así que nos vamos”. Las palabras de Nines, tendera del clásico negocio de guantes y complementos ‘Varadé’ que inició su andadura allá por 1902, están tan cargadas de contundencia como de optimismo. El fin de la llamada renta antigua, que permitía el alquiler de locales en el centro de la ciudad a un bajísimo precio, ha obligado a muchos negocios a buscarse una nueva vida al no conseguir renegociar su contrato, situación que se ha dado en el pequeño espacio de la calle Santiago.

 

Todo se remonta a 1994, momento en que se fijó la Ley de Arrendamientos Urbanos (la llamada renta antigua). Desde entonces, y más en los últimos años, han sido bastantes los que han conseguido entablar conversaciones a tiempo con el propietario en cuestión para un nuevo pago mensual, en previsión del fin de esta norma con la entrada de 2015.

 

¿Y cuál será ahora el destino de ‘Varadé’, bien conocida por el público vallisoletano? Pues apenas a cuatrocientos metros del actual emplazamiento. Desde la transitada vía que comunica la Plaza Mayor con la de Zorrilla, a la esquina de la calle Atrio de Santiago con Héroes de Alcántara.

 

“Aquí se nos acaba el contrato el 30 de junio, pero la idea es no agotarlo y estar en el nuevo emplazamiento a mediados de junio”, confirma Nines, que también confía en que “el negocio no baje” pese a la nueva ubicación. “La calle Santiago siempre será la calle Santiago”, reconoce.

 

Y es que son muchos los negocios del centro de Valladolid que se han visto afectados por el fin de la renta antigua. Hasta 150 comercios de la ciudad tales como La Sepia, que ha tenido que trasladarse a la Plaza de la Rinconada, Calzados Alfonso o la Peña Taurina de Valladolid. Pero la vida comercial de la ciudad sigue su curso, o al menos lo intenta.