Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

El mítico Ancón se transforma en una brasería y la hostelería apuesta por la Acera de Recoletos de Valladolid

La Brasería Recoletos abrirá el 1 de septiembre en la Acera de Recoletos que se está especializando en negocios hosteleros en los últimos años.

La Acera de Recoletos está experimentando en los últimos tiempos un cambio en su fisonomía en cuanto a la tipología de negocios que confirman este emblemático espacio de la ciudad. Las oficinas, comercios y otras empresas están dando paso a la instalación de nuevos negocios relacionados con la hostelería, que –poco a poco- están convirtiendo esta céntrica calle en una buena zona hostelera.

 

En los próximos días se recuperará un  local muy popular, el del histórico Café Bar Ancón, ubicado en la esquina de la Acera de Recoletos con la calle Gamazo que se reconvertirá en una brasería. El propietario del nuevo negocio (Brasería Recoletos), Emilio Ballesteros espera que el nuevo restaurante pueda estar listo para el 1 de septiembre, de cara a las Ferias y Fiestas vallisoletanas.

 

Se trata de un local dividido en dos zonas diferenciadas. “Un espacio de barra y otro de comedor con una veintena de mesas”. Dice Emilio Ballesteros, cocinero de profesión que regentó varios años el Quintos y Tapas, ubicado en Paraíso. Ahora se ha lanzado a la aventura de esta brasería, “una de las pocas que existen en Valladolid” y quiere aprovechar “ese hueco”. Ballesteros promete buena carne y pescado y una brasa “de verdad”.

 

El horario del nuevo establecimiento hostelero será de ocho de la mañana hasta la media noche. “Queremos aprovechar todo el día, con desayunos, tapas, meriendas y, por supuesto, comidas y cenas”, dice el empresario con más de diez años de experiencia en el sector. Le gusta la Acera de Recoletos, “una zona muy céntrica y con gran paso por la estación de trenes”. Emilio Ballesteros espera que la zona “acabe por explotar”.