El Ministerio de Cultura finaliza la restauración de dos libros antiguos de la Catedral de Salamanca

Se trata de dos libros de cuentas anuales correspondientes al período comprendido entre 1499 y 1559.

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, a través del Instituto del Patrimonio Cultural de España (IPCE), con ocasión de la conmemoración del V Centenario del inicio de la construcción de la Catedral Nueva de Salamanca, ha desarrollado un proyecto de conservación-restauración de sus dos libros de cuentas anuales más antiguos, en concreto, los correspondientes al periodo comprendido entre 1499 y 1559. Estos volúmenes son del máximo interés para el estudio e investigación de las últimas actuaciones acometidas en la Catedral Vieja y las primeras -y más importantes- obras de construcción de la Nueva.

 

Al acto de entrega de los libros han acudido, por parte de la catedral de Salamanca, Jesús Terradillos, canónigo y director del Museo de la Catedral; Mariano Casas, coordinador del V Centenario de la Catedral y Raúl Vicente, técnico del archivo de la Catedral. Por parte del IPCE, han estado presentes Alfonso Muñoz Cosme, director del IPCE; Carmen Hidalgo, jefe de Servicio de Libros y Documentos; María Domingo Fominaya, jefe de Área de Documentación y Difusión, y Rosa Chumillas, jefe de Servicio de Documentación.

 

Restauración

Los dos libros se componían de varios cuadernos de documentos que estaban cosidos formando un gran volumen, lo que dificultaba su manejo y había ocasionado roturas, pérdidas, rozaduras y presencia de suciedad.

 

El papel, formado por trapos de lino y cáñamo, se encontraba en buen estado de conservación, aunque algunas zonas mostraban daños causados por insectos. En algunos cuadernos el deterioro era más acusado debido a las condiciones ambientales a las que habían estado expuestos (humedad, cambios de temperatura y escasa ventilación). Además, uno de los libros carecía de encuadernación por lo que se encontraba más desprotegido y expuesto a los agentes externos de deterioro.

 

El proceso de restauración ha consistido en el desmontaje de los cuadernillos, limpieza mecánica con brochas y gomas suaves, eliminación de suciedad con bisturí, limpieza acuosa, consolidación con gelatina y reintegración de las zonas perdidas. Finalmente, se ha procedido a encuadernar con pergamino de tapa flexible el volumen que carecía de cubierta y se ha llevado a cabo la limpieza del que la conservaba.

 

El proyecto realizado por el IPCE ha contemplado también la incorporación de recomendaciones y criterios ambientales necesarios para la correcta conservación de los libros, así como su completa digitalización, de forma que se pueda consultar su contenido sin poner en riesgo su integridad.