El Ministerio de Cultura acepta volcarse con el Museo de San Joaquín y Santa Ana de Valladolid

La entrada al Museo de San Joaquín y Santa Ana, en pleno centro de Valladolid. JUAN POSTIGO

Miguel Ángel Recio, director general de Bellas Artes, se ha mostrado partidario de que el Museo tenga un "apoyo clarísimo de las instituciones". Ya se estudian fórmulas de colaboración.

El director general de Bellas Artes, Bienes Culturales y de Archivos y Bibliotecas del Ministerio de Educación, Miguel Ángel Recio, se ha mostrado partidario de que el Museo de San Joaquín y Santa de Valladolid que regentan en el Real Monasterio del mismo nombre las monjas cistercienses de San Bernardo tenga un "apoyo clarísimo de las instituciones", entre las que ha incluido la Administración central, que estudia distintas fórmulas de colaboración.

 

Aunque hasta la fecha el Ayuntamiento de Valladolid ha sido el único en consignar una ayuda de 50.000 euros en sus presupuestos de 2016 para garantizar al menos este año que dicho espacio museístico no cierre sus puertas, el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes no ha tomado aún una decisión en firme sobre cómo garantizar el futuro de un centro que entre las piezas que componen su museo de arte sacro cuenta con tres cuadros de Goya, los únicos existentes en Castilla y León, y dos tallas en madera policromada del escultor Gregorio Fernández (1634) y una Dolorosa del granadino Pedro de Mena (1670).

 

Si el monasterio y su museo ya fueron visitados anteriormente por el propio ministro y el secretario de Estado de Cultura, el director general de Bellas Artes, Miguel Ángel Recio, ha hecho este jueves lo propio con el fin de conocer de primera mano las necesidades que plantean las monjas cistercienses y determinar si la forma de colaborar es meramente económica o mediante otro tipo de iniciativas.

 

El museo "tiene que tener un apoyo clarísimo de las instituciones, pues las administraciones están para velar por que los centro de éxito puedan seguir funcionando pero también los que tienen dificultades", ha esgrimido Recio como una declaración de intenciones, si bien no ha concretado en qué se traducirá ese apoyo pues, tal y como ha advertido, una de las vías puede ser mediante la aportación de técnicos o especialistas de que dispone su departamento en todos los campos o "poniéndolo un poquito más en red".

 

En este sentido, el responsable ministerial, en declaraciones recogidas por Europa Press, entiende que el Museo de San Joaquín y Santa Ana debe aprovechar su explotación turística aprovechando la sinergia que generan otros centros en Valladolid como el Museo Nacional de Escultura o la Casa Museo Cervantes, que han registrado un aumento en el número de visitantes.

 

"Por ello, aquellos museos asociados a la visita turística en red tienen que verse beneficiados si están conectados en alguna medida en red", ha insistido Recio, quien por tal motivo ve preciso estudiar la mejor fórmula de conexión entre ellos.

 

En cualquiera de los casos, el director general se ha mostrado partidario de concretar antes de nada si el museo que custodian siete monjas cistercienses requiere del informe de un restaurador, un conservador o de alguien experto en el mundo de las redes sociales o el sector turístico.

 

"Hoy en día un museo no sólo es presencia física sino que tiene todo un entramado de colaboraciones detrás que implican muchos campos", ha explicado Recio, que incluso ha apuntado la posibilidad de destinar al museo vallisoletano alguno de los becarios con que cuenta su departamento.

Noticias relacionadas