El Ministerio de Agricultura invierte más de once millones de euros para la renovación de regadíos en la provincia

Imagen de una de las tierras en la provincia.

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente invertirá casi nueve millones de euros en un plan para la modernización y consolidación de regadíos en la provincia mediante convenio con Seiasa.

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente invertirá un total de más de 170 millones de euros para actuaciones de modernización y consolidación de regadíos en Castilla y León, de los cuales 11,3 millones se quedarán en la provincia.

 

El ministerio apuesta por la modernización de los regadíos conforme a los criterios de sostenibilidad que sustentan las actuaciones del sector público.

 

Esta inversión es fruto del Convenio de Colaboración entre el Ministerio y la Sociedad Estatal de Infraestructuras Agrarias (Seiasa), cuya suscripción fue autorizada por el Gobierno en Consejo de Ministros a finales del pasado año.

 

En el convenio se establecen los criterios generales de actuación de esta sociedad pública en relación con la promoción, contratación y explotación de estas obras declaradas de interés general. El Ministerio ha encargado la ejecución de las obras a Seiasa, en concurrencia con las Comunidades de Regantes y con las Comunidades Autónomas correspondientes.

 

Las 14 actuaciones previstas por el Gobierno se llevarán a cabo a lo largo del presente año de 2013 e irán destinadas en las provincias de Burgos, León, Palencia, Salamanca, Soria, Zamora y Valladolid en distintas Comunidades de Regantes.

 

IMPLANTACIÓN DE NUEVAS TECNOLOGÍAS

 

En concreto las actuaciones previstas en la provincia de Valladolid contribuirán con las Comunidades de Regantes de Vegas de Castronuño con 2,8 millones de euros y con la del Canal de Pollos con 8,5 millones de euros.

 

Valladolid se sitúa entre las tres primeras provincias que más inversión requerirá por parte del Ministerio con un total del 6,5 por ciento del total de las ayudas, situándose por encima las provincias de León y Zamora.

 

El uso eficiente y racional del agua y la implantación de nuevas tecnologías en el regadío son el motor de la política del Gobierno para la modernización de los sistemas de riego en España. El impulso de la mejora de los recursos hídricos, unido a la mejora de le eficiencia energética, lleva aparejado la mejora de la competitividad de las explotaciones agrarias, gracias a una mayor productividad y a un menor coste de producción.

 

Estas actuaciones beneficiarán a un total de 13.459 regantes y afectarán a una superficie de 78.826 hectáreas.

 

El Gobierno de España apuesta por la modernización de los regadíos conforme a los criterios de racionalidad y sostenibilidad que deben sustentar las actuaciones del sector público.