El martes, “primer contacto” de los trabajadores para evitar el cierre de Lauki en Valladolid

Los trabajadores de Lauki, este jueves frente a la fábrica. A.MINGUEZA

Los sindicatos se reúnen con el Comité de Empresa y Dirección a las 11.45 “para recibir información”, con la propuesta de no cierre sobre la mesa. No se descartan movilizaciones.

No pinta nada fácil. De hecho, todo parece abocado al cierre el próximo 30 de junio, tal y como se les transmitió a los trabajadores este jueves. Pero la esperanza es lo último que se pierde. El próximo martes los sindicatos, en representación de los cerca de 85 trabajadores de la fábrica de Lauki en Valladolid, se reunirán con el Comité de Dirección para tratar de encontrar una solución que evite el cierre de la mítica empresa de Valladolid.

 

“Será una primera toma de contacto donde se nos dará información, primero se hará una exposición de las causas del cierre”, arranca Sandra Vega, Secretaria de Alimentación FITAG-UGT Castilla y León. “En la reunión de ayer [por este jueves] tan solo se nos trasladó que la empresa se cerraba, no hemos tenido más información”. Y por tanto, desde UGT ya tienen clara cuál será su propuesta para el encuentro que tendrá lugar en las propias instalaciones a partir de las 11.45; no al cierre, sea por la vía que sea.

 

Aunque “no ven fácil en absoluto” que esto pueda evitarse, “la idea es luchar por ello”, sigue Vega, quien reconoce que primero tendrán que escuchar las palabras que quieran trasladarles desde la dirección. Antes, este mismo fin de semana, los trabajadores se organizarán a lo largo de este fin de semana para “empezar a hablar y marcar las líneas a seguir”.

 

Por supuesto, no se descartan movilizaciones. “Para nada”, dice con rotundidad la sindicalista. “Cuando te dicen que la fábrica en la que has pasado tantos años se cierra, la esperanza no la puedes perder. Habrá que negociar recolocaciones e indemnizaciones, pero la primera postura es el no al cierre”.

 

El cierre de Lauki podría hasta convertirse en un drama, ya que “hay muchas familias con mujer y niños”. “El traslado habrá que verlo y valorarlo, pero no es lo mismo una persona sin responsabilidades familiares que una que sí las tiene. La media de edad no es muy alta y se trata de gente asentada”, hace ver Vega, quien en todo caso reconoce lo complicado de la situación... y no sabe si las conversaciones servirán para evitar la clausura.

 

“Como sindicalista espero que sí, como persona al ver las caras...”, deja en el aire. “Va a ser muy difícil, aunque esto es opinión personal”, concluye. Habrá que esperar al martes para arrojar algo de luz sobre el futuro de Lauki en Valladolid.

Noticias relacionadas