Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

El Madrid tira de oficio y evita la sorpresa

El equipo de Laso se agarra a la calidad de sus hombres exteriores (Llull y Rudy) y a la garra del 'Chapu' y Felipe para sacar la primera victoria de la eliminatoria ante Valencia Basket.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

REAL MADRID: Llull (14), Rivers (2), Rudy Fernández (18), Ayón (5) y Reyes (15) --quinteto inicial--; Sergio Rodríguez (9), Nocioni (11), Maciulis (3), Carroll (2), Slaughter (-) y Mejri (2).

  

VALENCIA BASKET: Van Rossom (7), Rafa Martínez (2), Sato (-), Aguilar (2) y Lishchuk (12) --quinteto inicial--; Ribas (3), Vives (6), Lucic (8), Harangody (4), Dubljevic (11), Loncar (15) y Nedovic (1).

  

PARCIALES: 25-20, 21-16, 13-21 y 22-14.

  

ÁRBITROS: Hierrezuelo, Pérez Pizarro y Martínez Fernández. Sin eliminados.

  

PABELLÓN: Barclaycard Center, 9.760 espectadores.

El Real Madrid ha vencido este jueves en casa al Valencia Basket (81-71) durante el duelo inaugural de su serie de semifinales en los 'play-offs' de la Liga Endesa, y tras un ajustado partido donde el escolta madridista Rudy Fernández ha destacado con 18 puntos.

  

Este resultado permite a los pupilos de Pablo Laso adelantarse en la eliminatoria (1-0), la cual se disputa al mejor de cinco encuentros y que el próximo domingo (12.00 horas) vivirá su segunda cita, de nuevo, en el  Barclaycard Center de la capital de España.

  

En su compromiso de este jueves, el cuadro madrileño trató de poner pronto tierra de por medio. Rudy Fernández guiaba a los locales en la parcela anotadora, supeditada a la fuerte defensa del conjunto visitante; así, el Valencia eligió la estrategia de maniatar a su rival, o al menos intentarlo, y con ello propiciaba excesivas faltas personales.

  

El Real Madrid aprovechó bien tal tesitura, acertando en casi todos sus tiros libres y aventajando a su adversario con un primer parcial de 11-4 en el marcador. La diferencia llegó a merodear la decena (18-10) gracias también a la aportación del pívot Felipe Reyes, quien parece llegar en estado de gracia a los cruces por el título.

  

La distribución coral de puntos entre los valencianistas sirvió para que el partido no muriera nada más empezar. Los pupilos de Carles Duran aguantaban su plan, sin alardes pero con el suficiente tesón como para acortar distancias y marcharse perdiendo solamente por cinco tantos (25-20) tras los nacientes 10 minutos.

  

Los compases iniciales del segundo cuarto expusieron la buena, aunque efímera, dinámica del equipo 'taronja'. Se rozó así la igualada (29-27) mediado el periodo, pero no fue más que un espejismo; el base local Sergio Rodríguez anotó entonces un oportuno triple para comenzar un parcial de 15-6 y que daba divertimento a las gradas del pabellón (44-33).

 

LOS DEBERES BLANCOS, PARA EL FINAL

  

Al descanso se llegó con un holgado marcador de 46-36 y con Rudy como provisional máximo anotador del encuentro (10 puntos). Todo indicaba que el equipo merengue desarrollaría un tercer cuarto de mayor comodidad, pero los valencianos no habían bajado los brazos y a sabiendas de que aún restaba mucho por jugarse.

  

Tras regresar de los vestuarios, los de Carles Duran entrelazaron un parcial saliente de 2-12 que empató el partido (48-48). La forma de hacerlo, con un mate de Vladimir Lucic al contraataque, plasmaba que el Valencia estaba dispuesto a dar guerra y faltando todavía 4:35 para consumar el cronómetro de los 30 minutos.

  

Intercambiando vaivenes en el marcador, ambos clubes acabaron el tercer periodo 59-57 y con similares prestaciones. Mientras el Real Madrid bajaba su porcentaje en canastas de dos, su rival invertía ese desempeño y mejoraba desde media distancia. Ninguno de los combatientes resaltaba en los triples, pero parecía evidente que la pugna se decidiría por dentro de las 'pinturas'.

  

El equipo 'taronja' había amagado con la remontada, pero murió en la orilla de un encuentro que terminó decantándose del lado blanco por pura inspiración. Esa inspiración que destilan jugadores como el argentino Andrés Nocioni, quien levantó a la grada con un par de incisivas acciones que solucionaron el pasajero entuerto.

  

Sus 11 puntos, junto a un bonito tapón jaleado por la afición local, fueron determinantes para engrasar este jueves la maquinaria madridista. El argentino se convirtió en el escudero idóneo para Rudy y el resto de sospechosos habituales; en esta ocasión fueron el mencionado Reyes y Sergio Llull quienes ejecutaron la productividad de los 'Laso Boys'.

  

La victoria definitiva por 81-71 exhibió superioridad merengue, sobre todo en los momentos claves, y además pensando ya en la segunda cita del próximo domingo. Por su parte, ahí el Valencia tratará de culminar su buen hacer con algo más de constancia en su despliegue ofensivo.