El Madrid también golea sin Cristiano

Benzemá hizo doblete y Jesé 'mojó' de nuevo demostrando que tiene sitio en el equipo de Ancelotti.

 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

REAL MADRID: Diego López; Carvajal, Pepe, Ramos, Marcelo (Coentrao, min.18 (Arbeloa, min.46)); Illarra, Modric, Di María (Xabi Alonso, min.68); Bale, Jesé y Benzema.

  

VILLARREAL: Asenjo; Mario, Musacchio, Dorado, Jaume Costa; Edu Ramos (Trigueros, min.57), Bruno; Aquino, Moi Gómez (Joan Román, min.63),  Pereira (Perbet, min.68) y Giovani.

 

GOLES:

   1-0, min.6. Bale.

   2-0, min.25. Benzema.

   2-1, min.43. Mario.

   3-1, min.64. Jesé.

   3-2, min.69. Giovani.

   4-2, min.76 Benzema.

 

ÁRBITRO: González González, Jose Luis (C.Castellanoleonés). Amonestó a Jaume Costa (min.54) y Mario (min.58) por el Villarreal.

 

ESTADIO: Santiago Bernabéu.

El Real Madrid se impuso este sábado al Villarreal (4-2) en un entretenido partido perteneciente a la vigésimotercera jornada de la Liga BBVA, y sigue mostrando su fiabilidad en el Santiago Bernabéu para meter presión al Atlético y al FC Barcelona, que visita este domingo el Sánchez Pizjuán.

 

   En el primer partido de sanción de Cristiano Ronaldo, el Real Madrid venció en un choque en el que Bale, Benzema y Jesé suplieron con garantías al portugués y en el que el equipo de Marcelino dio la cara en todo momento.

    Ambos equipos salieron al campo con una ídea muy clara: la de adelantar la defensa, presionar en el centro buscando robar y a partir de ahí lanzar rápido el ataque para que los Bale, Benzema y Jesé por un lado y los Giovani y Pereira por otro jugasen como más les gusta, corriendo al espacio.

   El inconveniente cuando juegas con la defensa adelantada es que no puedes permitir errores y menos si eres el central. Algo que le ocurrió a Dorado en el minuto 6, cuando intentó regatear a Bale a escasa distancia de su área y vio como el galés robaba y se quedaba solo delante de Asenjo para definir picando ante la salida del guardameta.

   A patir de ahí al Villarreal le tocó remar a contracorriente, aunque para ello no cambió su plan. Una idea que pareció dar resultado en los minutos siguientes al gol, pues comenzaron a encimar el área de los madridistas. En parte, gracias al gran trabajo durante todo el encuentro de Bruno en la recuperación.

   El problema para el Villarreal esta vez fue que no llegó a inquietar a Diego López y que el conjunto blanco sacó petróleo de su defensa adelantada. De nuevo Bale, esta vez en su faceta de asistente, se marchó por la banda derecha y sirvió un pase a Benzema para que este al primer toque la mandase a la red. 2-0 en el minuto 25.

   Parecía entonces que el equipo de Ancelotti tenía encarrilado el partido, pero se echó atrás y lo fió todo a su defensa, que encabezada por Pepe y Ramos llevaba varios partidos a muy alto nivel, este sábado volvió a estarlo, pero enfrente estaba un equipo que cuando puede mover el balón con velocidad tiene mucho peligro. Esta vez los de Marcelino sí inquietaron a Diego López en varias acciones, y en una de esas Mario colocó un balón en la escuadra del guardameta gallego al filo del descanso y dio esperanzas a su equipo.

45 MINUTOS DE CONSTANTE IDA Y VUELTA.

   En la segunda mitad, el partido se volvió un correcalles, con un Madrid que no supo o no quiso controlar el partido --los madridistas se sienten muy cómodos en partidos alocados en los que lo fían todo a su pegada--, y un 'Submarino Amarillo al que el intercambio de golpes tampoco le vino mal.

   Así fueron llegando uno tras otro los goles de Jesé, Giovani y el segundo de Benzema. Los dos tantos blancos a la carrera, el de Gio tras ejecutar magistralmente una falta. Curiosamente en la segunda parte cuando tuvo espacio se vio poco a Bale, y mucho al canario y al francés.

   Los últimos 15 minutos, tras el cuarto gol de los de Ancelotti, el Santiago Bernabéu disfrutó viendo a Modric dar un recital de toque, regate y visión de juego. El croata lleva tiempo siendo el jugador más destacado de un Real Madrid que con estos tres puntos se pone colíder a la espera de lo que haga en el último partido de la noche del sábado el Atlético de Madrid. Por su parte el Villarreal se queda quinto con 40 puntos a tres de la zona de Liga de Campeones -a falta del partido del Athletic--.