El Madrid sobrevive en el alambre

Fue el Real Madrid el que golpeó primero haciendo gala de su mejor virtud, el contraataque. Dos penaltis anotados por el Rayo en dos minutos dejaron casi 'KO' al Madrid.

 

 

FICHA TÉCNICA

 

RESULTADO: RAYO VALLECANO, 2 - REAL MADRID, 3. (0-2 al descanso).

 

RAYO VALLECANO: Rubén; Tito, Gálvez, Arbilla (Larrivey, min.51), Nacho; Saúl, Adrián (Bueno, min 42), Trashorras; Lass, Jonathan Viera e Iago Falqué (Embarba, min.68) .

 

REAL MADRID: Diego López; Carvajal (Arbeloa, min.69), Pepe, Ramos, Coentrao (Marcelo, min.44); Xabi Alonso (Illarramendi, min.46) , Modric, Di María; Bale, Cristiano y Benzema.

 

GOLES:

 

   0-1, min.3, Cristiano Ronaldo.

 

   0-2, min.21, Benzema.

 

   0-3, min.49, Cristiano Ronaldo.

 

   1-3, min.54, Jonathan Viera, de penalti.

 

   2-3, min.55, Jonathan Viera, de penalti.

 

ÁRBITRO: Álvarez Izquierdo. Amonestó a Nacho (min.59), Tito (min.77) y Trashorras (min.88) por parte del Rayo Vallecano; y a Carvajal (min.5), Xabi Alonso (min.11), Di María (min.62), Marcelo (min.71) y Modric (min.90) por parte de los visitantes.

 

ESTADIO: Estadio de Vallecas.

El Real Madrid se llevó los tres puntos de su visita al Estadio de Vallecas tras vencer con mucha dificultad al Rayo Vallecano (2-3) en un partido que comenzó del lado madridista, con los goles de Cristiano Ronaldo (2) y de Benzema, pero que se complicó gracias a dos penaltis de Jonathan Viera, que los transformarlos en menos de dos minutos.

 

Los de Paco Jémez, conscientes de que el conjunto merengue no pasa por su mejor momento futbolístico, plantaron cara desde el inicio ahogando la salida de balón del equipo de Ancelotti. Sin embargo, fue el Real Madrid el que golpeó primero haciendo gala de su mejor virtud, el contraataque.

 

Luka Modric envió un gran pase a un Cristiano Ronaldo, que tras irse de Gálvez con un 'caño', mandó el balón lejos de las manos de Rubén, dando ventaja al conjunto blanco y consiguiendo el duodécimo gol en su cuenta particular esta temporada, uno más que el colchonero Diego Costa.

 

No se echaron atrás los franjirrojos tras el jarro de agua fría que recibieron, y fieles a su planteamiento inicial siguieron con la valentía con la que salieron al terreno de juego. Poco tardaron en encerrar a un Real Madrid, que a pesar de contar con la pieza que le faltaba al técnico italiano en el centro del campo, Xabi Alonso, siguieron demostrando las graves carencias a la hora de encontrar el buen juego. Sin embargo a pesar del gran dominio local, no consiguieron traspasar el muro que levantaron entre Pepe y Sergio Ramos.

 

A la media hora de juego, el Rayo Vallecano tuvo la oportunidad de empatar el encuentro, pero el juez de línea invalidó el gol de Iago Falqué por fuera de juego, y dos minutos después Benzema se encargó de abrir aún más la brecha en el marcador tras cabecear a la red una gran asistencia de Gareth Bale.

 

Tras el gol, los de Jémez sufrieron otra mala noticia en forma de lesión, y Adrián tuvo que abandonar el terreno de juego con molestias en su tobillo, y lejos de acabar el capítulo de lesiones en Vallecas, minutos después Coentrao tuvo que enfilar el túnel de vestuarios tras resentirse de un golpe en el tobillo sufrido en los primeros compases del encuentro.

 

Tras la reanudación, Ancelotti decidió dar un merecido descanso a Xabi Alonso y sacó a Illarramendi para disputar los 45 minutos restantes. Al poco de comenzar la segunda parte, de nuevo la velocidad del equipo blanco jugó una mala pasada para los vallecanos. La conexión entre Bale y Cristiano dio sus frutos, y el portugués anotó el tercero para un conjunto de Ancelotti que cogió aire para afrontar el resto del encuentro.

 

EL RAYO REACCIONA EN DOS MINUTOS

 

Sin embargo, el Rayo Vallecano, que parecía hundido con el tercer gol de los visitantes reaccionó de la mejor manera posible y puso contra las cuerdas a sus vecinos con dos goles de Jonathan Viera -de penalti- en menos de dos minutos.

 

El primero, provocado por una falta de Pepe al bigoleador local, y el segundo por un derribo de Marcelo tras un remate de Larrivey al larguero. Tras esto, el Madrid pudo quedarse con diez después de que Carvajal derribara a Falqué en la que podía haber supuesto la segunda amarilla para el canterano madridista.

 

Los dos goles le dieron vida al Rayo, que apoyado por una afición creyente en la remontada, se fue a por un empate que pudo llegar si Bueno no se llega a topar con Diego López y con el palo y si Embarba hubiera encontrado puerta con su remate desde el punto de penalti.

 

Por su parte, el Real Madrid, noqueado por culpa de los dos goles de Viera, se limitó a no recibir el 'K.O' aguantando las acometidas de su rival y esperando una contra que les permitiera respirar antes de que el árbitro decidiera pitar el final del encuentro.

 

En los minutos finales, las ocasiones se sucedieron en las dos porterías. Primero, Saúl tuvo en sus botas el empate pero no encontró portería con su disparo, y minutos después Ronaldo pudo sentenciar el encuentro en una doble ocasión que Rubén despejó. La última la tuvo Tito en su cabeza, pero finalmente el Rayo no pudo completar la remontada y se quedó a las puertas de una hazaña que les hace mantener la cabeza bien alta.