Tribuna mini Saltar publicidad
Cortinilla bose tribuna va 800x800px file

El Madrid sigue de 'Chicharito en Chicharito'

Un doblete del mexicano, Kross y James Rodríguez levantaron los goles de Nolito y Mina; el Celta, vistoso y atrevido pero con errores de bulto que aprovechó el Real Madrid.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

CELTA DE VIGO: Sergio Álvarez; Hugo Mallo, Gustavo Cabral, Fontàs, Jonny; Augusto Fernández, Krohn-Dehli; Orellana (Bongonda, min.70), Santi Mina (Pablo Hernández, min.74), Nolito; Joaquín Larrivey (Charles, min.72).

  

REAL MADRID: Casillas; Carvajal, Sergio Ramos, Varane, Marcelo; Illarra, Kroos, James (Arbeloa, min.85), Isco (Jesé, min.81); Cristiano y Chicharito (Pepe, min.73).

 

GOLES:

 

   1-0, min. 9, Nolito.

   1-1, min. 15, Toni Kroos.

   1-2, min. 23, 'Chicharito' Hernández.

   2-2, min. 28, Santi Mina.

   2-3, min. 43, James Rodríguez.

   2-4, min. 23, 'Chicharito' Hernández.

 

ÁRBITRO: Pérez Montero (Col. Andaluz). Amonestó a Orellana (min.51), Jonny (min.53) y a Kron-Dehli (min.89) por parte del Celta. Y a Sergio Ramos (min.84) y a Carvajal (min.90) en el Real Madrid.

 

ESTADIO: Balaídos.

El Real Madrid se impuso a domicilio contra el Celta de Vigo (2-4), en la trigésimo tercera jornada de la Liga BBVA, gracias a un doblete de 'Chicharito' Hernández, cuatro días después de salir a hombros del Bernabéu por el pase a las semifinales de la 'Champions', ante un Celta vistoso pero que acumuló errores defensivos que decantaron la balanza a favor de su rival.

  

Los hombres de Carlo Ancelotti corroboraron durante una jornada más su segunda plaza y su candidatura a pelear la Liga al FC Barcelona hasta el final de la temporada. Obligados a ganar tras el derbi catalán que se llevó el líder el sábado ante el Espanyol, los blancos no fallaron ante un Celta que se adelantó en el marcador, pero que murió ante la pegada de un Madrid que se mantiene a dos puntos del Barcelona tirando de un Chicharito que hace olvidar las bajas.

  

En medio del correcalles que montó 'Toto' Berrizo en Vigo, sobresalió la figura de James cuando peor le fueron las cosas a su equipo. Estranguló el Celta, sin compasión y sin negociar el esfuerzo, a un Real Madrid que tan solo pudo apretar los dientes en los primeros compases. Los blancos llegaron a enlazar dos pérdidas que desesperaron a Carlo Ancelotti.

 

A la tercera, los locales recuperaron una pelota en la frontal de su área y montaron un fugaz contragolpe en una estampa que acabó con Sergio Ramos recorriendo cincuenta metros con una bota naranja entre las manos y con Iker Casillas telegrafiando cómo entraba el disparo de Nolito por el palo corto.

  

Se repuso el Madrid del gancho al mentón y con el recuerdo del gol de 'Chicharito' aún en la memoria lograron trenzar - hasta el punto de calcar la misma jugada con la que apearon al Atlético de Madrid de la Liga de Campeones- para responder al arrojo vigués y empatar el encuentro. James conectó por la izquierda con Cristiano, que se desmarcó y llegó hasta línea de fondo para poner un centro raso a la olla. Cabral, a marchas forzosas, impidió el remate del delantero mexicano pero nada pudo hacer ante la llegada desde segunda línea de Toni Kroos, que colocó con el interior el balón a la escuadra.

 

JAMES REACTIVA AL MADRID

  

Necesitó solo siete minutos más para dar la vuelta a la tortilla el cuadro blanco. Por el costado de Jonny, el conjunto merengue encontró oro puro a muy buen precio. James Rodríguez se convirtió en el amigo que todos quieren tener. Se asoció con 'Chicharito', que se deshizo de la pegajosa marca de Augusto Fernández con una habilidosa maniobra, y se la filtró entre los defensas para que el mexicano batiera a Sergio Álvarez por bajo y pusiera un broche de oro a una semana en la que se ha convertido en héroe del madridismo.

  

A pesar de la remontada tras un gran inicio, el conjunto olívico no bajó los brazos y apeló a su merecido calificativo, el de 'matagigantes' por los resultados ante los grandes, para ganarse el respeto de su rival. La presión seguía siendo constante y muy arriba. Ahogó a un centro del campo merengue superado por su dinamismo y se contagió de este desconcierto Marcelo, que tiró mal el marcaje a Santi Mina y el canterano, que lleva cinco goles en los tres últimos partidos, entró como cuchillo caliente en mantequilla para empatar, estrellando previamente el balón contra la madera, nuevamente el partido.

  

En menos de media hora de trepidante duelo, Balaídos degustó un gran fútbol, cuatro goles y a dos equipos que exprimieron al máximo los errores del rival. Fueron tantos, y especialmente tan repetidos por el carril zurdo del conjunto celtiña, que James Rodríguez no desaprovechó un desajuste defensivo de Jonny, que llegó clamorosamente tarde al repliegue, para mandar al Real Madrid al descanso por delante en el electrónico (2-3).

 

EL EFECTO CHICHARITO ROMPE EL PARTIDO

  

Los primeros cuarenta y cinco minutos mostraron a dos equipos que, a pesar de que uno peleaba el título y otro sueña con competición europea, no se jugaban nada y que lo hacían para divertirse. El constante intercambio de golpes vivido durante el primer periodo pasó a ser un acoso y derribo del Celta de Vigo, que dominaba el ritmo y jugaba en campo contrario pero al que se le apagaba la luz cuando pisaba la frontal. No disfrutó de ocasiones claras y vivió con el miedo de las embestidas que daba el Real Madrid cuando recuperaban la pelota.

  

Fue de esta manera como 'Chicharito' desveló el desenlace del partido. Nolito, apoyado por Krohn-Dehli, acudió a la presión para robar un balón a Carvajal y abrió una brecha por la medular que aprovechó Sergio Ramos para ganar metros y poner un balón con el exterior al delantero mexicano, que se desmarcó, ganó la espalda de Cabral y pinchó con maestría para marcar el cuarto gol de la noche - y el segundo en su cuenta particular - y completar una semana fantástica.