El Madrid se rehace en Belgrado gracias a los de siempre

Rudy, Llull, Felipe Reyes y el factor Marcus Slaughter fueron claves para lograr la primera victoria del Top-16 y despegar tras cosechar malos resultados y juego.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

ESTRELLA ROJA: Williams (3), Lazic (8), Marjanovic (9), Dangubic (-) y Mitrovic (13) --cinco inicial--; Blazic (6), Kalinic (10), Jenkins (7), Jovic (3) y Zirbes (13).

  

REAL MADRID: Llull (5), Rudy Fernández (15), Maciulis (4), Ayón (4) y Reyes (13) --cinco inicial--; Rivers (5), Nocioni (9), Carroll (2), Bourousis (6), Slaughter (4) y Sergio Rodríguez (12).

  

PARCIALES: 12-15, 19-19, 14-24 y 27-21.

  

ÁRBITROS: Christodoulou (GRE), Gkontas (GRE) y Maestre (FRA). Sin eliminados.

  

PABELLÓN: Kombank Arena, 18.920 espectadores.

El Real Madrid comenzó este 2 de enero con una victoria ante el Estrella Roja (72-79) su andadura en el 'Top 16' de la Euroliga, después de un partido en el que los madrileños se impusieron a domicilio al club serbio gracias sobre todo a la buena actuación de Rudy Fernández, autor de 15 puntos y 6 rebotes.

  

Con este resultado el equipo madridista empieza con buen pie su participación en el grupo E de la máxima competición europea, olvidando de momento la negatividad que arrastraba tras consumar dos derrotas en sus últimos compromisos de Liga Endesa ante FC Barcelona y Unicaja de Málaga.

  

Los pupilos de Pablo Laso se mostraron algo timoratos al inicio del duelo contra el Estrella Roja, quizá cohibidos frente a unos serbios que contaban con el apoyo de un Kombank Arena lleno a rebosar. Ante tal panorama, la estrategia madridista se centró principalmente en los pívots Gustavo Ayón y Felipe Reyes, que paradójicamente eligieron el tiro exterior como arma ofensiva.

  

El cuarto inaugural no fue prolífico en materia anotadora, no en vano concluyó con un resultado de 12-15 en el electrónico del abarrotado pabellón belgradense. Mientras los visitantes se apoyaban en la labor de Ayón y Reyes desde media distancia, los locales preferían encomendarse a Boban Marjanovic y a Luka Mitrovic en el interior de la 'pintura'.

  

Para el segundo cuarto, ambos clubes mejoraron sensiblemente sus estadísticas defensivas, con guarismos más cercanos a los de una gran cita en el 'Top 16'. El Real Madrid parecía despegarse con un estirón que situó el marcador en 12-20, pero el Estrella Roja firmó un parcial de 9-0, mediada esta segunda manga, para engancharse de nuevo al encuentro.

  

Las rachas de juego y anotación se intercalaron hasta alcanzar el descanso. De hecho, cada equipo anotó 19 puntos antes del protocolario intermedio, lo que puso en evidencia que faltaban ideas extraordinarias para desprenderse de sus correspondientes rivales.

 

SEGUNDA MITAD MUCHO MÁS SERIA DE LOS BLANCOS

  

A la vuelta de vestuarios, el Real Madrid dio un golpe sobre la mesa y consiguió combinar varios ataques con mayor fluidez que en la primera parte. El arranque del tercer cuarto también sirvió de acicate a los madridistas para apretar las líneas en defensa, ayudando a consolidar una ventaja superior a los 10 puntos. Slaughter también se convirtió en un factor clave en defensa.

  

Un triple de Rudy Fernández y otro de Sergio Rodríguez culminaron un parcial de 0-14 a tan solo 49,6 segundos para finalizar el tercer periodo, pasando del 43-43 al 43-56 en el marcador del pabellón Kombank. Eso ya suponía poner demasiada tierra de por medio; no por la diferencia de puntos, sino por la escasa sensación de peligro que el Estrella Roja exhibía delante de sus aficionados.

  

El cuarto periodo auguraba bastante placidez para los jugadores dirigidos por Pablo Laso, pues administraban con relativa facilidad la diferencia en el tanteador. Sin embargo, un arrebato final del club balcánico comprimió el resultado a base de triples. Desgraciadamente para los intereses serbios, los locales se 'enchufaron' tarde a la remontada guiada por Nikola Kalinic, y por tanto no evitaron el triunfo español por 72-79.