El Madrid sale vivo de Tel Aviv y se asegura el 'factor cancha'

El equipo de Pablo Laso se agarra de nuevo al 'Chacho' y a Bourousis para sobreponerse al exceso de personales.

 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

MACCABI ELECTRA: Ohayon (1), Pnini (4), Hickman (17), Smith (23), Schorsanitis (6) --cinco inicial-- Rice, Ingles (2), Tyus (18), Blu (5) y Landesberg.

  

REAL MADRID: Llull (7), Rudy Fernández (6), Darden (3), Mirotic (17), Bourousis (14) --cinco inicial-- Draper, Sergio Rodríguez (21), Díez, Felipe Reyes (5), Slaughter y Mejri (4).

 

PARCIALES: 15-20, 28-20, 14-22, 19-15.

  

ÁRBITROS: Lamonica (ITA), Ankarali (TUR), Boltauzer (ESL). Eliminado por faltas Ricky Hickman en el Maccabi y Felipe Reyes por parte del Real Madrid.

  

PABELLÓN: Nokia Arena. 11.060 espectadores.

El Real Madrid se impuso en un final agónico al Maccabi de Tel Aviv (76-77), en un encuentro que se resolvió en los últimos segundos cuando el jugador local Alex Tyus falló un tiro libre que hubiera mandado el partido a la prórroga y que tuvo a Sergio Rodríguez y a Ioannis Bourousis como los mejores del partido.

  

Con este triunfo el Real Madrid se aseguró el factor cancha en los cuartos de final de la Euroliga. Algo que se antojará fundamental debido a que, salvo desplome del EA7 Milan, el rival del equipo de Pablo Laso por la 'Final Four' saldrá de una terna de candidatos en la que están Panathinaikos, Olympiacos, el Fenerbahce de Zeljko Obradovic y Unicaja.

 

  

Un partido que hizo honor a la etiqueta de 'clásico' que siempre acompaña a los Maccabi Tel Aviv - Real Madrid y que resolvió en un final de infarto en el que Alex Tyus pudo mandar el partido a la prórroga tras provocar un 2+1 a dos segundos del final con una infantil falta de Marcus Slaughter; pero erró el tiro libre que hubiera regalado a los 11.000 espectadores que abarrotaron La Mano de Elías cinco minutos más de baloncesto.

  

A esa última acción se llegó con tres arriba para el Real Madrid sobre todo gracias a las sensacionales actuaciones de Sergio Rodríguez y Ioannis Bourousis. El 'Chacho' acabó con 21 puntos --11/11 en tiros libres--, 5 asistencias y 6 faltas recibidas para 30 de valoración. Además, uno de esos pases de canasta lo convirtió Bourousis en el 74-77; la última anotación blanca.

  

Una anotación que rubricó una actuación estelar del griego, autor de 14 puntos y 10 rebotes, incluido el que certificó la victoria blanca tras el fallo de Tyus desde la línea de personal a falta de dos segundos del final.

  

Antes de llegarse al agónico final que se vivió en el Nokia Arena, el Real Madrid atravesó buenos momentos de juego, sobre todo en el primer y en el tercer cuarto. En ese tercer período llegó a estar nueve arriba (51-60) tras un triple del omnipresente Bourousis. Pero si los cuartos impares fueron del Madrid, los pares fueron cosa de un Maccabi que se mantuvo en el choque gracias a tres hombres: Devin Smith, Ricky Hickman y Alex Tyus.

  

Smith y Hickman le hicieron la vida imposible a los de Laso desde el exterior. Entre los dos sumaron 40 de los 76 puntos de los hebreos, cada uno con su especialidad. Smith ametralló con cuatro triples --incluido uno desde su propia zona para cerrar el tercer cuarto-- y Hickman dio un 'clinic' de cómo atacar el aro mediante penetraciones.

  

Si Smith y Hickman hicieron daño desde el exterior, Alex Tuys lo hizo desde la zona. Obviando el tiro libre que falló al final, el jugador de Missouri acabó con 18 puntos y 11 rebotes e hizo su trabajo y el de un Schorsanitis que estuvo prácticamente desaparecido en combate --6 puntos, 3 rebotes, 4 de valoración--.

  

Entre ellos tres revirtieron el 51-60 con el que el Madrid llegó a las postrimerías del tercer cuarto para convertirlo en un 65-62, que hizo saltar las alarmas en el Real Madrid. Un parcial que rompió un Mirotic --17 puntos, 13 de valoración-- que jugó más de lo habitual, sobre todo en la primera parte, debido a los problemas de faltas de Felipe Reyes.

 

LLULL Y RUDY, EXCESO DE MINUTOS

 

Un problema, el del minutaje que se acentuó en el final del partido para el Real Madrid. Acostumbrado Laso a rotar mucho a sus jugadores, la prolongada baja de Carroll volvió a cargar de minutos a Rudy y Llull --32 minutos jugó el de Mallorca; 38 participó del juego del de Mahón-- y el equipo lo pagó en un final en el que el cansancio hizo mella.

  

A pesar de esa fatiga, el Madrid fue mejor en los instantes finales de tensión que Maccabi y consiguió vencer en una de las canchas más importantes de Europa. Un triunfo que eleva el caché de la temporada madridista --49 victorias, dos derrotas-- y que le aclara el futuro en la Euroliga. Ahora, las cuentas son claras: la 'Final Four' de Milán pasa por vencer los tres partidos en el Palacio de los Deportes en los cuartos de final.