El Madrid recupera la sonrisa y cierra una vuelta inmaculada

Los de Laso volvieron a la senda del triunfo tras su única derrota de la temporada frente al CSKA de Messina.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

REAL MADRID: Llull(23), Darden(11), Rudy Fernández(4), Mirotic (13) y Bourousis (7) --cinco inicial--; Sergio Rodríguez (13), Draper(-), Reyes(-), Mejri(7), Slaughter(2), Carroll(6) y Díez(2).

  

UNICAJA: Sabonis (2), Granger(6), Suárez(2), Stimac(10), Dragic(3) --cinco inicial--; Kuzminskas(10), Caner-Medley(7), Hettsheimeir(-), Calloway(8), Urtasun (9), Toolson(6), Vázquez(4).

 

PABELLÓN: Palacio de los Deportes. 11.588 espectadores.

El Real Madrid ha vuelto a recuperar las buenas sensaciones tras vencer al Unicaja (88-67) en el partido encargado de cerrar la primera vuelta de la Liga Endesa, y en el que el conjunto de Pablo Laso se recuperó de la derrota en Euroliga ante el CSKA de Moscú (85-71) y logró un nuevo récord al acabar la primera vuelta sin perder en liga (17-0).

  

La esperanza del Unicaja de encontrar a un Madrid herido tras su traspiés en Europa se desvaneció a los pocos minutos del saque inicial. Los de Pablo Laso acabaron con las dudas en un primer cuarto en el que pasaron por encima de los malagueños y se empezaron a marchar en el marcador a base de triples.

  

Hasta seis anotaron los blancos, tres de ellos de Sergio Llul, en un primer cuarto que acabó con los madrileños a nueve puntos de su rival (27-18). El segundo parcial continuó con la misma dinámica, y los líderes de la Liga ampliaron sus diferencias. La defensa mantuvo la intensidad de los diez primeros minutos y Mejri y Bourousis fueron dos torres que a los malagueños les costó superar.

  

Además, el plano anotador se mantuvo inalterado, y de nuevo fue el base mallorquín Sergio Llull el encargado de liderar el plano ofensivo de los madrileños, acabando la primera mitad con 21 puntos y un 100% de efectividad desde la línea de 6.75 metros con seis triples en los mismos intentos.

  

Tras el descanso, el partido perdió su intensidad. Los de Laso se relajaron con la ventaja de 15 puntos, y el equipo de Joan Plaza intentó coger el relevo. Sin embargo, el parcial con el que se finalizó el tercer cuarto resumió lo que se estaba viendo sobre el parqué (12-12). La defensa tomó protagonismo y la falta de acierto de la que hicieron gala ambos equipos provocaron unos plomizos diez minutos.

  

Ya en los minutos finales del encuentro, Unicaja dio un golpe sobre la mesa y comenzó a recortar la distancia con el Real Madrid. La ventaja se redujo hasta los diez puntos y los malagueños se metieron en el partido de nuevo. Sin embargo, en cuanto el conjunto de Laso notó el peligro, la maquina blanca se volvió a poner en marcha.

  

Del 69-59 se pasó al 79-59 con un gran parcial de 10-0 por parte de los locales. Esta renta, volvió a provocar la relajación de los merengues, que jugaron el resto del cuarto con lo mínimo y que finalmente se alzaron con una nueva victoria que les otorga un histórico parcial de 17-0 y les da moral a dos semanas de que se jueguen el primer título de la temporada en la Copa del Rey.