El Madrid, por la senda de camino inmaculado

En el escenario que acogerá esta campaña la 'Final Four', el Real Madrid dejó una buena carta de presentación que le permite postularse como uno de los grandes candidatos.

 

 

FICHA TÉCNICA

 

EA7 EMPORIO ARMANI MILAN: Jerrells (9), Langford (8), Gentile (14), Wallace (10) y Lawal (10) --cinco inicial--; Haynes (-), Melli (9), Chiotti (8) y Moss (3).

 

REAL MADRID: Llull (6), Fernández (16), Darden (8), Mirotic (8) y Mejri (10) --cinco inicial--; Rodríguez (10), Draper (-), Carroll (8), Reyes (8) y Slaughter (4).

 

PARCIALES: 19-23, 15-25, 12-15, 25-15.

 

ÁRBITROS: Radovic (CRO), Obradovic (BOS) y Kowalski (POL). Sin eliminados.

 

PABELLÓN: Mediolanum Forum. 12.331 espectadores.

El Real Madrid mantiene su intratable marcha en este inicio de temporada tras sumar su octava victoria en la primera fase de la Euroliga, derrotando a domicilio al EA7 Emporio Armani Milán (71-78) en un partido que el conjunto de Pablo Laso encarriló en la primera mitad y supo controlar sin sobresaltos en la segunda.

 

En el escenario que acogerá esta campaña la 'Final Four', el Real Madrid dejó una buena carta de presentación que le permite postularse como uno de los grandes candidatos a estar presentes en el fin de semana grande del baloncesto europeo. El Armani Jeans apenas pudo plantar oposición ante un equipo en trance, que marcó la diferencia en un segundo cuarto apoteósico.

 

Y es que tras un primer cuarto de leve dominio (19-23), de nuevo fue la entrada de Sergio Rodríguez el factor crucial. El canario volvió a despertar lo mejor del Real Madrid, destapando el tarro de las esencias y generando un 0-12 de parcial que tiñó de negro el Mediolanum Forum (21-37, min.15).

 

La renta, que llegó a los diecinueve puntos en ese segundo parcial (23-42, min.17), exhibió la diferencia que los madridistas muestran en cada cancha del 'Viejo Continente', liderados por la magia del 'Chacho'. La polivalencia de Rudy Fernández y la muñeca de Carroll permitieron irse al tiempo de descanso (34-48) con el resultado encarrillado y el octavo triunfo en el zurrón.

 

La defensa zonal que planteó Luca Banchi, ofreciendo tiro exterior al rival pero buscando evitar que Sergio Rodríguez se adueñase del partido, no consiguió ni una cosa ni la otra. La velocidad de Jerrells y la pelea de Melli trataban de evitar el colapso local y durante el tercer cuarto el ritmo bajó, con el partido circulando en un sentido más físico.

 

El Emporio Armani mejoró sus prestaciones defensivas pero se encontró en la otra zona con los centímetros del tunecino Salah Mejri, que con un rol mayor por la ausencia de Bourousis se hizo una pesadilla para los italianos. Su intimidación (hasta 4 tapones) evitó que los locales se acercaran y fueran viendo cómo su esperanza de remontada menguaba poco a poco.

 

Los pupilos de Laso dosificaron energía en el último período, controlando un electrónico que permite la octava victoria en el grupo B -la de menor diferencia de toda la fase- y certificar el primer puesto de cara al 'Top 16', dejando una nueva victoria solvente en un escenario que aspira a ser el que le corone como rey europeo la próxima primavera.