El Madrid no da lugar al 'campanazo' y vence fácil al Fuenlabrada

El equipo de Pablo Laso gana 101-84 al Montakit Fuenlabrada gracias al equilibrio de su juego interior y exterior, evitando así una nueva sorpresa.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

REAL MADRID: Llull (11), Carroll (18), Maciulis (15), Reyes (10) y Ayón (12) -cinco inicial--, Nocioni (14), Rivers (-), Sergio Rodríguez (2), Lima (2), Doncic (3), Taylor (12) y Hernangómez (2).

  

MONTAKIT FUENLABRADA: Tabu (5), Popovic (-), Paunic (27), Wear (2), Chema González (8) -cinco inicial--, Urtasun (22), Llorca (3), Sobin (6), Stevic (9), Smits (-) y Úriz (2).

 

PARCIALES: 25-21, 29-13, 23-25 y 24-25.

 

ÁRBITROS: Pizarro, Perea y Araña. Eliminado por faltas personales Chema González en el Fuenlabrada.

 

PABELLÓN: Coliseum. Lleno.

El Real Madrid estrenó la defensa del título este viernes con una sólida victoria (101-84) ante el Montakit Fuenlabrada para avanzar a las semifinales de la Copa del Rey de A Coruña, un choque que decidió el campeón en una inspirada primera mitad, suficiente para sujetar las ganas de un Coliseum aficionado ya a las sorpresas.

  

Si estaban ya más que avisados los de Pablo Laso por el peligro del derbi madrileño, tras lo ocurrido a Barcelona y Valencia un día antes, el Madrid funcionó a la perfección. Al menos lo hizo en un primer tiempo (54-34) en el que cada pieza del campeón de Copa respondió para cortar la racha de sorpresas en este impredecible torneo del 'K.O'.

  

La eliminación de los dos primeros cabezas de serie puso en alerta al tercero en comparecer. El 'Fuenla', que ganó al Real Madrid en liga hace un mes, comenzó respondiendo en ataque pero fue en defensa donde se desangró minuto a minuto. Por si fuera poco para los hoy de rojo, la segunda unidad de Laso --Nocioni y Taylor en especial-- se lució.

  

El peligro de la Copa es que puede ser muy corta. Por eso suelen influir poco los precedentes, las rachas o incluso el día de ayer. Lo importante para este choque de cuartos comenzó a las 19:00 horas y al Madrid le salió todo. No fue de golpe. Al principio Carroll no metió una --terminó máximo anotador blanco (18)--, tampoco Llull, y fue el juego interior de Ayón y Reyes el que sujetó a los blancos.

  

Lo que funcionó en el ganador de las dos últimas Copas desde el principio fue la defensa. Al cuadro de Jota Cuspinera le costó mucho ver la canasta rival. Paunic y Stevic, que abrió un pasillo productivo en la zona madridista, sacaron valentía para aguantar el intercambio de golpes. El toma y daca se quedó pronto en sólo lo primero y el Madrid fue el protagonista.

  

Ayón resultó imparable, la salida de Sergio Rodríguez no falló y lo peor para el Fuenlabrada, Nocioni (14) y Taylor (12), tampoco. Los de Cuspinera, que forzaron la quinta falta rival en cuatro minutos, podían esperar un buen día de los clásicos peligros blancos. El argentino, recién salido de lesión, y el yanqui, poco dado a brillar, fueron un golpe en el mentón (54-34).

  

Con esa renta y Carroll apuntándose a la actuación coral de los suyos con tres triples en la reanudación, el 'Fuenla' fue poco a poco despidiéndose de la Copa (71-46) pese a ocho puntos de Álex Urtasun en el tercer cuarto. El Madrid gestó su revancha y su pase a semifinales mientras las gradas del Coliseum calentaban ya para el choque entre Rio Natura Monbus y Laboral Kutxa.

  

El Madrid espera ya a uno de los dos equipos de casa, el Obradoiro por anfitrión y el Baskonia por mayoría en la grada, para pelear por una nueva final. En el último cuarto el Fuenlabrada buscó la despedida honrosa con una fuerte presión en toda la pista y desató el 'sí se puede' en la grada (84-72). Fue lo más cerca que estuvo de aparecer la épica que en Zaragoza trajo al 'Fuenla' a la capital gallega.

Noticias relacionadas