El Madrid gana entre 'Sergios' a un combativo Gipuzkoa Basket

'El Chacho' cerró el tercer cuarto con un triple a tabla desde más de 10 metros para dar luego una nueva exhibición junto a Llull.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

GIPUZKOA BASKET: Jordan (3), Dean (16), Díez (11), Hanley (18), Doblas (7)--cinco inicial--; Iarochevitch (6), Franch (7), Olaizola (4), Grimau (2), Motos (2), Huskic (-).

  

REAL MADRID: Llull (16), Carroll (10), Maciulis (8), Ayón (3), Bourousis (2) --cinco inicial--; Rodríguez (19), Campazzo (5), Fernández (3), Rivers (11), Reyes (9), Mejri (4).

  

PARCIALES: 23-28, 14-18, 21-23 y 18-21.

  

ÁRBITROS: Bultó, Araña y Manuel. Eliminaron por faltas personales a Gustavo Ayón.

  

PABELLÓN: San Sebastián Arena 2016. 6.150 espectadores.

El Real Madrid de baloncesto se impuso este domingo, en la segunda jornada de la Liga Endesa, al Gipuzkoa Basket (76-90), en un partido en el que los de Pablo Laso mostraron todo su potencial exterior (13 de 23 en tiros de tres) para acabar con un combativo conjunto guipuzcoano.

  

Se inició la semana pasada una nueva temporada ACB, llegaron nuevos jugadores y se habló de cambiar la manera de jugar, pero al final el Real Madrid de Pablo Laso siempre busca sus lugares comunes. Aquellos en los que se siente cómodo, que teniendo en los mandos del aparato a Sergi Llull y Sergio Rodríguez no son otros que la carrera y la línea de 6'75.

  

Ante Herbalife Gran Canaria en la primera jornada las sensaciones de los blancos no fueron buenas, ganaron por inercia pero sin su habitual alegría, esa que les hizo ser el equipo más entretenido de ver en la temporada 2013/2014. Sin embargo, este domingo se desquitaron, jugaron a lo que saben y consiguieron batir a un Gipuzkoa muy competitivo.

  

Y es que los de Jaume Ponsarnau aguantaron hasta los últimos minutos con opciones de meterse en el partido, siempre moviéndose en rentas negativas de diez a quince puntos, pero con arranques que les hacían acercarse. Papel clave en los vascos jugó el ala-pívot William Hanley (18 puntos, 5 rebotes) que hizo mucho daño a los blancos en la posición en la que más sufren, la de '4'.

  

Porque igual que siguen exhibiendo sus virtudes, los hombres de Laso continúan por el momento mostrando sus carencias. La primera; la posición de ala-pívot en la que el mexicano Gustavo Ayón no se desenvuelve con soltura y donde tan solo Felipe es un '4' puro. El segundo problema es el juego interior en general, del que los madridistas prescinden en buena parte de los encuentros. Este domingo entre los tres pívots puros sumaron 9 de los 90 puntos del equipo blanco.

  

No obstante, los arranques de Llull y la magia del 'Chacho' --triple desde más de 10 metros para cerrar el tercer cuarto incluido--, unidos al acierto exterior --una auténtica barbaridad el 13 de 23-- les vale para superar al 90% de sus rivales con facilidad y para gustar a la afición.

  

La duda es saber si en los momentos clave del año les valdrá con eso, con los exteriores y con la brillantez de los 'Sergios' o Campazzo. Pero para eso aún queda mucho.