El macaco Naruto se queda sin los derechos de autor por su autorretrato

El macaco Naruto se hizo esta foto

Un juez ha puesto fin a la polémica en torno a los derechos de autor del 'selfie' hecho por un macaco al dictar que las leyes estadounidenses no extienden ese derecho a los animales y, por lo tanto, el mono no puede ser el dueño de los derechos intelectuales de las instantáneas.


 

El juez de distrito del tribunal federal de San Francisco, William Orrick, declaró que "si bien el Congreso y el Presidente pueden extender la protección de la ley a los animales y a los humanos, no hay indicios de que lo hicieran en la ley de Derechos de Autor".

 

PETA ha informado de que tiene 20 días para presentar un recurso. "El juez tiene dudas sobre si la Ley de Derechos de Autor de Estados Unidos provee a animales no humanos el derecho de autor. Sin esa autorización expresa, siente que no tiene el poder para hacerlo él mismo", ha declarado.

 

La asociación PETA demandó al fotógrafo británico David Slater, dueño de la cámara, al considerar que el autor del 'selfie' era el macaco, llamado Naruto, pues fue éste quien apretó el botón de la cámara. También pedían una compensación económica. La demanda, defendía la autoridad del mono como "apretar deliberadamente el disparador varias veces y entendender la relación causa-efecto entre apretar el disparador, el ruido del disparador y el cambio de su reflejo en la lente de la cámara".

 

Por su parte, los abogados del fotógrafo británico han defendido que las fotografías se consiguieron gracias a Slater, quien había conseguido encontrar un grupo de macacos en Indonesia con los que entabló una relación de amistad y de confianza durante varios días, que llevó a una sesión de fotográfica en 2011. Además, han estimado que el propietario de la cámara intencionadamente estableció la posición y los ajustes de la cámara adecuados para el autorretrato.

 

Antes, Slater había compartido la fotografía en Wikipedia, donde alcanzó gran popularidad y se hizo viral. Entonces, el fotógrafo decidió reclamar los derechos de autor del 'selfie', pero en su enfrentamiento incial con Wikimedia Commons, la justicia dictó "no registrará obras producidas por la naturaleza, animales o plantas", según recoge el Compendio de Derechos de Autor de los Estados Unidos.