El Liceo Francés abre sus puertas a los vallisoletanos para mostrar lo mejor de su enseñanza

El colegio ha organizado este jueves una jornada de puertas abiertas que ha atraído a cientos de padres y posibles alumnos, curiosos por conocer esta metodología trilingüe.

Pasear este jueves por los pasillos del Liceo Francés de Valladolid suponía encontrarse con un poco más de jaleo del habitual por los pasillos entre clase y clase. ¿Por qué? Pues porque entre libros, probetas de laboratorio, risas y aprendizaje, se celebraba la jornada de puertas abiertas del colegio, en la que cientos de padres y posibles alumnos han visitado las instalaciones para conocer de primera mano la enseñanza de la que podrían disfrutar.

 

Así, ni cortos ni perezosos, profesores y hasta el mismísimo director del centro, Frédéric Barna, hicieron de guías improvisados para comentar las ventajas del Liceo. Y es que Barna lo tiene claro. “Se trata de una oportunidad para dar a conocer nuestro sistema educativo y nuestro plan de estudios”, arranca el encargado. “Nuestros alumnos pueden conocer dos culturas, la suya propia y la francesa, y además peuden hacerlo aprendiendo tres idiomas”.

 

Efectivamente, el colegio asegura que todos sus alumnos terminen sus estudios con el francés, inglés y español completamente aprendidos, con el objetivo de que puedan lanzarse a cualquier tipo de carrera y en cualquier parte del mundo. “A los padres les explicamos por ejemplo cuál es el perfil de nuestros alumnos y su plan curricular. Lo bueno que ofrecemos es que se trata de un título homologado tanto por el Gobierno francés como por el español”.

 

Y ya no es solo cuestión de currículo, sino de cómo se llega a labrar un buen futuro. El Liceo destaca por sus instalaciones tanto de aulas, como deportivas, de laboratorio, de biblioteca o de comedor. “Esto también es importante. Todo lo que ofrecemos a nuestros alumnos es comida preparada todos los días, se cocina en nuestras propias instalaciones”, destacaba el propio Barna ante una visita al pasar junto al comedor.

 

“La verdad es que estamos teniendo mucho éxito en cuanto a matrículas. La gente se apuntó en la web hace un par de semanas para poder conocer nuestras instalaciones y son muchos los padres que llegan en grupo”, destaca, optimista, el director. Una conferencia y un aperitivo francés terminaron de rematar la jornada para aquellos potenciales alumnos y sus progenitores.

 

Uno de los puntos destacados del Liceo Francés es que los alumnos, en su día a día, pasan “entre 20 y 26 horas semanales” de conversación en francés, de manera que aquellos estudiantes –cerca del 90% son españoles, 9% franceses y el 1% de otras nacionalidades- acaban acogiendo la lengua como propia. “No tenemos abandonos a mitad de recorrido sino que en los últimos diez años tenemos un 100% de aprobados en el equivalente francés de la selectividad”, presume Barna en este sentido.

Fréderic Barna, en la jornada de puertas abiertas del Liceo Francés. A.MINGUEZA