El Laboral Kutxa quiere acercarse a Berlín honrando al 'OAKAZO'

Bourousis y Raduljica, previa del Laboral Kutxa Baskonia - Panathinaikos

El Laboral Kutxa abrirá este martes (20.45/Canal+Deportes) su 'play-off' de cuartos de final de la Euroliga frente al Panathinaikos, un rival que llega a Vitoria sin la plantilla deslumbrante de otras temporadas, pero con la entidad suficiente para inquietar al equipo vitoriano, decidido a aprovechar la ventaja de campo para volver a una 'Final Four'.

Hace ocho años que el Baskonia no logra asomar la cabeza entre los cuatro mejores equipos del continente. Fue en Madrid'08, donde perdió con el campeón CSKA Moscú en semifinales y cerró una racha de cuatro años seguidos disputando la 'Final Four'. Ahora, vuelve a disponer de una gran oportunidad para estar en Berlín del 13 al 15 de mayo.


El Laboral Kutxa se convirtió en la sorpresa más agradable del 'Top 16', donde confirmó que su vuelta a la élite europea es un hecho batiendo a antiguos campeones y de nuevo aspirantes al título como CSKA, Real Madrid o Barcelona, todos ellos también clasificados para cuartos en el 'grupo de la muerte'.

El premio, además de la clasificación, fue el factor campo favorable, una ventaja nada desdeñable teniendo en cuenta su balance en casa (11-1) y que el Fernando Buesa Arena ha sido el pabellón con mayor asistencia de todo el 'Top 16', una media de 11.622 espectadores deseosos de que su equipo reverdezca viejos laureles.

Ahora llega la hora de la verdad frente a un Panathinaikos hexacampeón de Europa, pero que lleva cinco años sin llegar a la final y que ya no es aquel equipo temible que dominó Europa al mando de Zeljko Obradovic. Ahora su entrenador es Sasha Djordjevic, exjugador de Barcelona y Real Madrid que fue compañero de Perasovic en la selección yugoslava a principios de los años noventa.

ELLIOT WILLIAMS HA RESUCITADO AL PANATHINAIKOS

Líder de la liga helena con una sola derrota en 26 jornadas, el 'PAO' se clasificó con algún apuro en la primera fase, donde fue apalizado en Barcelona (77-52), y, después de tres derrotas en cuatro jornadas, logró enderezar su rumbo en el 'Top 16' con la irrupción en la segunda vuelta del escolta estadounidense Elliot Williams (14,4 puntos de media), hombre a seguir por la defensa local.

La reserva emocional de la plantilla sigue en manos de los veteranos Dimitris Diamantidis y Antonis Fotsis, y el líder en la pintura es Miroslav Raduljica, que promete un interesante duelo con Ioannis Bourousis entre dos de los pívots más determinantes de esta Euroliga. La versatilidad de James Gist y la dirección de Nick Calathes son los otros ejes de un equipo que finalizó tercero de su grupo por detrás de Fenerbahce y Lokomotiv Kuban.

El equipo griego llegará a Vitoria sin los lesionados Iannis Papagiannis y Vasilis Charalampopoulos, dos jugadores sin protagonismo, mientras que el Laboral Kutxa no podrá contar con Fabien Causeur, que sigue martirizado por su espalda, ni con Tornike Shengelia.

De esta forma, se espera una eliminatoria muy igualada y quizá con ligero favoritismo para el club vasco por la ventaja de campo. En el recuerdo, el décimo aniversario que se cumple este mismo martes del llamado 'OAKAZO', la sorprendente eliminación del todopoderoso Panathinakos en casa a manos del entonces conocido como TAU. Aquella noche, en el banquillo vitoriano también se sentaba Perasovic.

 

 

Noticias relacionadas