Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

El Juzgado investiga el intento de suicidio de una menor, sometida a trece exorcismos en Valladolid

Convento de San Joaquín y Santa Ana, anexo al Museo del mismo nombre. BORIS GARCÍA

La joven, que era menor de edad en el momento de los trece exorcismos, sufrió "problemas de anorexia y ataques de ansiedad" que sus padres interpretaron como "posesiones demoníacas".

Hay ocasiones en las que ficción y realidad se dan la mano. No hay más que ver la situación que se encuentra investigando el Juzgado de Instrucción 2 de Burgos desde el pasado 26 de agosto, tal y como ha publicado el Diario de Burgos. Una joven fue supuestamente sometida a trece exorcismos en Valladolid, concretamente en el Convento de San Joaquín y Santa Ana, después de que sus padres dieran por sentado que se encontraba poseída por el demonio.

 

Todo comenzó el pasado mes de mayo de 2012. La chica, menor de edad por aquel entonces, comenzó a sufrir ataques de ansiedad y anorexia, hecho por el que sus padres comenzaron a sospechar en la presencia de un ser maligno en su interior. Cabe decir que, a día de hoy, los progenitores se encuentran imputados, ya que la madre forma parte del grupo religioso 'Milicia de Santa María' que, supuestamente, incitó a la joven a hacerse cortes en la muñeca, tal y como se ha denunciado en comisaría. Los hechos de los que se acusa a los padres son de violencia de género, lesiones y maltrato familiar.

 

Así, la burgalesa decidió intentar quitarse la vida el 24 de septiembre de 2013 tirándose desde un tercer piso, pero sobrevivió con lesiones graves que la dejaron en silla de ruedas. Fue entonces cuando los padres dieron por hecha la supuesta posesión, en abril de este mismo año, y se pusieron en contacto con una profesora de religión, un seminarista y un párroco de Burgos, quienes optaron por traer a la joven a Valladolid para comenzar la serie de trece exorcismos.

 

Más tarde el propio Arozobispado de Burgos ha reconocido estos intentos de desposesión demoníaca, de manera que el exorcista estuvo "legítimamente nombrado", según han comunicado, ya que se trata de "un derecho de todos los fieles".

 

El pasado 13 de agosto parte de la familia de la víctima terminó por denunciar ante el Servicio de Atención a la Familia de la Comisaría los hechos acontecidos a la joven, de manera que ahora se encuentra en investigación.