El Juzgado da el visto bueno al cambio de calles con nombres franquistas en Valladolid

La calle de los Molinos, anteriormente conocida como José Antonio Primo de Rivera. TRIBUNA

Un auto del Juzgado Contencioso Administrativo número 2 de Valladolid ha desestimado un recurso interpuesto y ha declarado "la total ejecución" de la sentencia.

Un auto del Juzgado Contencioso Administrativo número 2 de Valladolid ha desestimado el recurso interpuesto y ha declarado "la total ejecución" de la sentencia dictada por la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) que encargó un catálogo de nombres de vías públicas y otros vestigios que en la ciudad hacen referencia a la Guerra Civil y a la Dictadura del general Francisco Franco.

 

El escrito desestima el incidente de ejecución planteado por el exconcejal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento Alfonso Sánchez, quien consideraba que el equipo de Gobierno no había dado adecuado cumplimiento a la sentencia, pues el catálogo estaba "incompleto" y además no se había actuado sobre todos los vestigios que señalaba el documento.

 

Así, se refería a calles como Fernández Ladreda, rector Luis Suárez, rector Luis del Sol, las calles Italia, Alemania y Portugal, o el barrio de Girón, que se mantienen en el callejero de la ciudad.

 

En este sentido, el auto apunta que si el catálogo fuera incompleto o no se hubieran incluido todos los nombres de calles que aluden a personajes de los referidos momentos históricos, podría ser objeto de una petición administrativo que debería ser resuelta por el Ayuntamiento. Pero ha recalcado que la sentencia se encuentra "en fase de ejecución".

 

CAMBIOS EN EL CALLEJERO

 

Tras recibir el catálogo elaborado por el catedrático emérito de Historia Contemporánea Jesús María Palomares, el alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, anunció en mayo de 2014 los cambios de denominación de las calles Alférez Provisional, que pasó a denominarse Padre Benito Menni, fundador de la Congregación Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús; Antonio Lorenzo Hurtado -consejero de Falange- recibe el nombre del recientemente fallecido arzobispo emérito de Valladolid, José Delicado; mientras que Clarencio Sanz -considerado 'mano derecha de Onésimo Redondo- pasó a ser calle Bilbao, por su proximidad a las vías del barrio de las Delicias que llevan los nombres de Álava, Guipúzcoa y Bilbao.

 

Por su parte, se retiró también el nombre del aviador García Morato del puente, que recibe la denominación del también recientemente fallecido presidente Adolfo Suárez y la calle, que pasa a llamarse paseo del Hospital Militar, nombre que tenía, según León de la Riva, antes de la contienda civil.

 

Mientras tanto, el nombre la calle General Solchaga -uno de los dirigentes del alzamiento del 18 de julio- se cambió por El Norte de Castilla, como homenaje al diario vallisoletano; Héroes del Alcázar de Toledo pasa a denominarse calle Héroes de Alcántara, en recuerdo del regimiento militar que resultó muy diezmado durante el desastre de Annual y a cuya memoria ya se dedicó la estatua erigida ante la Academia de Caballería.

 

La calle Jesús Rivero Meneses -jefe provincial de la Falange en Valladolid- recibió el nombre de Francesco Scrimieri, empresario promotor de la industria de la automoción en la ciudad, gracias a la firma SAVA; mientras que Leopoldo de Castro -cofundador de las JONS- pasó a denominarse calle Juana de Castilla; y Julio Ruiz de Alda -otro de los impulsores del alzamiento- se cambió por el escritor y periodista Mariano José de Larra.

 

La calle Rosario Pereda -promotora de la Sección Femenina en Valladolid- cambia su denominación por la de la actriz Concha Velasco y, finalmente, la vía dedicada al fundador de Falange, José Antonio Primo de Rivera, pasa a llamarse calle de los Molinos, nombre con el que figura en el plano antiguo de 1738. Por último, Alférez Provisional se cambiará por calle de La Transición.

 

El decreto aprobado acordó también que se eliminarían las referencias existentes a diferentes grupos de viviendas construidos durante el régimen franquista en diferentes zonas de la ciudad, como XXV Años de Paz, Rosario Pereda, Leones de Castilla, 18 de Julio, Francisco Franco, José Antonio Primo de Rivera, La Victoria y Solís Ruiz.

 

Respecto a la Cruz Laureada de San Fernando que luce el escudo de Valladolid desde 1939, el decreto señala, tras consultar con el Ministerio de Defensa, que debe mantenerse "porque este tipo de símbolos y emblemas permanecen inmutables en la percepción de los ciudadanos de forma indefinida, y, con el tiempo, sufren una metamorfosis semiológica que los aleja por completo de la idea inicialmente concebida".