El jurado popular declara culpable a José Bretón

José Bretón es culpable del asesinato de sus hijos Ruth y José. Ese es el veredicto por unanimidad en todos los hechos que ha dictaminado el jurado popular tras cuatro sesiones de deliberación. El magistrado Pedro J. Vela dictará la sentencia definitiva. 

El jurado popular del caso Bretón ha declarado al padre de los niños Ruth y José desaparecidos en Córdoba culpable del asesinato de sus hijos y de simulación de delito, por el que el Ministerio Público y la acusación particular piden cuarenta años de prisión. El jurado considera que no debe concedérsele la posibilidad de indultos o libertad condicional.

 

El motivo que desencadenó su actuación según el jurado: la venganza contra su mujer. 

 

El jurado considera probado por unanimidad que José Bretón, prevaliéndose de su condición de padre y de su mayor fortaleza física, confianza de los niños y autoridad sobre ellos, ACABÓ CON LA VIDA DE SUS HIJOS, RUTH Y JOSÉ BRETÓN ORTIZ.

 

En su veredicto, no ha bastado con que los miembros del jurado respalden o rechacen que Bretón asesinó a sus hijos, sino que han debido argumentar su postura sobre cada hecho delictivo imputado a Bretón. Hasta quince puntos. 

 

El jurado popular considera probado por unanimidad que el acusado acopió gasóleo en grandes cantidades para incinerar los cuerpos de sus hijos y, además, que compró los tranquilizantes Orfidal y Motiván para adormecerlos. También cree que el lugar más adecuado para cometer el crimen era la finca de las Quemadillas. El jurado considera que Bretón trató de fabricar una coartada falsa diciéndole a sus hermanos que habían quedado al parque de La Ciudad de los Niños.

 

Probado que Bretón añadió el gasóleo que había acaparado como acelerante para conseguir una gran temperatura, haciendo efecto horno con una mesa volcada de hierro. Así calcinó los cuerpos de los niños.

 

El jurado considera probado que en las Quemadillas hizo una última llamada a Ruth Ortiz y como ella no respondió, siguió con su propósito criminal. También que preparó una gran pira funeraria donde incineró a sus hijos.

 

En sus justificaciones el jurado añade que encuentra probado que el acusado midió los tiempos para simular el extravío de sus hijos y hacérselo saber a sus hermanos Rafael y Catalina.

 

El jurado considera probado que los restos óseos analizados proceden de la hoguera que prendió Bretón. También consideran probado por unanimidad que los huesos son de dos niños de seis y dos años y que puede concluirse que proceden de los cuerpos sin vida de Ruth y José.

 

Para que se considerara probado cualquiera de los puntos del veredicto, se debía contar con el apoyo de al menos siete jurados, si el punto en cuestión hubiera sido negativo para el procesado, y de cinco jurados, si hubiese sido favorable al acusado.

Noticias relacionadas