El juez ordena el ingreso en prisión sin fianza para el vallisoletano detenido por clavar unas tijeras a su esposa

El hombre clavó presuntamente unas tijeras en el vientre de su mujer este martes e ingresará inmediatamente sin posibilidad de fianza.

El juez de Violencia Sobre la Mujer de Valladolid ha decidido el ingreso en prisión provisional -comunicada y sin fianza- de C.A.C.G, de 80 años, por un posible delito de lesiones y maltrato habitual a su mujer M.P.M, de 79, a la que presuntamente clavó unas tijeras en el vientre este martes y que contará con una orden de protección.

 

La medida dictada por el juez contra el octogenario se ha tomado después de que quedara a disposición judicial esta jueves, sin constatar problema alguno de salud mental, ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.

 

Así, para proteger de cualquier situación de riesgo y teniendo en cuenta el parecer de Fiscalía y de la acusación particular, el juez ha resuelto la medida cautelar de prisión para C.A.C.G, aunque, debido a su edad, es Instituciones Penitenciarias quien debe decidir las medidas convenientes de su estancia provisional en prisión.

 

En los próximos días, cuando el estado físico de M.P.M. lo aconseje, el juez la llamará para prestar declaración de los hechos ocurridos.

 

UNA DENUNCIA ANTERIOR

 

Los hechos se produjeron en torno a las 10.00 horas del martes en la calle Francisco Suárez de Valladolid, donde el presunto agresor, fruto de una discusión por una cuestión banal, cogió unas tijeras de cocina y se las clavó a la mujer en el vientre, lo que le provocó una herida abdominal penetrante.

 

Se da la circunstancia de que sobre el octogenario, quien trasladó a la herida hasta el Hospital Campo Grande a la víctima, pesaba una denuncia de la víctima presentada en marzo de 2010 en el Juzgado de Violencia Contra la Mujer, cuyo titular practicó entonces diligencias urgentes ese mismo día e informó a la denunciante de la orden de protección que podía dictarse, a la que ésta renunció.

 

Además, en el juicio rápido practicado, al que acudieron marido y mujer con sus respectivos abogados, tanto ella como él se acogieron a su derecho a no declarar. Ante tal circunstancia, en ausencia de declaraciones y de otras pruebas para instruir, junto con la petición de archivo por parte de la Fiscalía, de la acusación particular y de la Defensa, el juez sobreseyó el proceso.

Noticias relacionadas