Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

El IX Concurso Nacional de Pinchos y Tapas Ciudad de Valladolid se celebrará entre el 4 y 6 de noviembre

El IX Concurso Nacional de Pinchos y Tapas Ciudad de Valladolid se celebrará entre los días 4 y 6 de noviembre en su sede permanente, la Cúpula del Milenio, situada en la Plaza del Milenio, a orillas del río Pisuerga, según informaron fuentes de la organización.

El Ayuntamiento de Valladolid, la Asociación de Hostelería y Gastronomicom News ultiman los detalles para convocar a todos los profesionales especializados en tapas del país que deseen inscribirse en la fase documental, previa a la selección de finalistas.

 

Que el pincho o tapa presentado no supere un coste en materia prima de 1,20 euros, que se realice en vivo y en directo en menos de 25 minutos y que sea original son algunos de los requisitos para participar en este concurso principal, que premia al campeón con 6.000 euros y el título de Campeón nacional de pinchos y tapas.

 

El jurado estará compuesto por profesionales de la hostelería y la comunicación. Durante tres sesiones catará, debatirá y decidirá el vencedor de esta novena edición. Goyo González, maestro de ceremonias habitual, amenizará el concurso relatando su secuencia e incidencias, dando voz a los participantes y al público asistente, lo que configura un espectáculo gastronómico único.

 

El Concurso Nacional de Tapas y Pinchos Ciudad de Valladolid es el único que acoge a participantes de todas las comunidades autonómicas españolas, de ahí su trascendencia para verificar lo que se "cuece" en la modalidad culinaria más arraigada en nuestra cultura gastronómica y su progreso vanguardista.

 

El certamen se celebra desde el año 2005 e incluye entre sus actividades una Jornada denominada 'Encuentro Internacional de Escuelas de Cocina 2013', un certamen previo al concurso, propiciado por la Escuela Internacional de Cocina Fernando Pérez de Valladolid, en el que participan los alumnos de cocina de numerosos países, verificando el interés y alcance de la modalidad culinaria más española en el mundo.

 

El ganador del Concurso Nacional del año pasado, cuyo jurado presidió Albert Adriá, fue Neilton Marcelino de Olivera, chef del restaurante madrileño Baby Grill Rubaiyat, con  la tapa, Pan, queso y vino, una tapa que, según el jurado, "tiene todos los elementos necesarios para ser valorada como la mejor tapa de España 2012: creatividad, puesta en escena, elegancia, equilibrio en sus ingredientes, comer en dos bocados y con los dedos, todo ello en un concepto de tapa e ingredientes muy reconocibles que pueden convertir en un clásico de las tapas".