El invierno no quiere irse

Las temperaturas máximas y mínimas descenderán hasta trece grados en la capital entre el lunes y el martes, para comenzar a recuperarse a partir del miércoles

A menos de una semana de la entrada oficial del verano, con paraguas por la calle. No, no es que el mundo se haya vuelto loco, pero quizá sí lo esté haciendo la meteorología.

 

Después de que a las altas temperaturas les costase llegar a Valladolid hasta bien entrado el mes de junio, pero al fin y al cabo acabaran haciéndolo la semana pasada, la lluvia y los descensos del termómetro han vuelto a dejarse notar por sorpresa este lunes.

 

Hasta diez grados han llegado a caer las máximas y mínimas de la capital vallisoletana, y este martes volverán a bajar otros tres más. Será a partir del miércoles cuando comenzará la recuperación, con un evidente aumento de las temperaturas y casi con total seguridad sin precipitaciones.

 

Poco a poco y hasta llegar el fin de semana el cielo terminará de despejarse y se restablecerá el clima y la temperatura veraniegos que ya se instalasen en Valladolid los últimos días, el más acorde para recibir a un verano que entra oficialmente este viernes.