El Instituto Cervantes concreta qué se debe saber para obtener la nacionalidad española

El Instituto Cervantes ya está difundiendo las pruebas de obtención de la nacionalidad española que comenzarán el próximo 29 de octubre. Habrá un examen de idioma y otro de cultura, política y sociedad que incluye preguntas como el nombre del informativo de TVE.

El Instituto Cervantes tiene la competencia de elaborar estos cuestionarios de nacionalización tras la última reforma del Registro Civil.La denominación oficial es "prueba de conocimientos constitucionales y socioculturales de España (CCSE)" y superarla será requisito para la obtención de la nacionalidad. Está pensada para poner fin a la discrecionalidad que se venía produciendo en los registros civiles, pues en cada uno se formulaban preguntas diferentes para evaluar a los candidatos con resultados polémicos como negar la nacionalidad a alguien por desconocer un estadio de fútbol o el nombre de un famoso.

 

El examen diseñado por los técnicos del Cervantes es tipo test y consta de 25 preguntas. El 60% versan sobre "Gobierno, legislación y participación ciudadana en España" y el 40% restante sobre "Cultura, historia y sociedad españolas", en línea con las previsiones introducidas en la reforma del Registro Civil.

 

Se organizan en cinco 'tareas' que el solicitante debe completar en 45 minutos. Para aprobar, debe acertar al menos en 15 respuestas, un 60% del total. Hay preguntas con tres opciones de respuesta donde sólo una es la adecuada y otras donde hay que elegir entre verdadero o falso. En cualquier caso, cada acierto valdrá un punto y los errores no penalizarán. Al cabo de 20 días, el candidato recibirá un "apto" o "no apto".

 

En cuanto a los contenidos, la institución explica que la selección se ha llevado a cabo "sobre la base de la encomienda del Ministerio de Justicia", que impone que "los candidatos deben acreditar el suficiente conocimiento de la Constitución española y de la realidad social y cultural españolas" y a partir de los inventarios del 'Plan curricular del Instituto Cervantes', que "describen los referentes culturales y los saberes y comportamientos socioculturales".

 

A partir de estos inventarios, el Instituto Cervantes ha elaborado un listado único de contenidos para la prueba "considerando el objetivo de la prueba y el perfil de candidatos a los que va dirigida" y están recogidos en un manual de preparación con el que los solicitantes pueden estudiar los temas y practicar respuestas con una batería de modelos de examen similar al que se utiliza para el teórico en las autoescuelas.

 

Uno de estos modelos da idea del tipo de preguntas que se formularán, con enunciados con sus opciones correspondientes de respuesta como "antes de ser nombrado por el Rey, el presidente de Gobierno debe recibir la confianza de..."; "La enseñanza de las lenguas cooficiales es competencia de..."; "El clima de Canarias se denomina..."; o "La baja por maternidad en España, de carácter general por un solo hijo, puede ser de hasta...".

 

Se plantean asimismo otras cuestiones, como "cuál es la fiesta más famosa en Cádiz y Canarias", "cómo se llama el informativo de la televisión pública Televisión Española que se ofrece en directo a las 15:00 y a las 21:00 horas", cual de unos productos que se enumeran "exporta España en grandes cantidades" o "si compramos una botella de agua de 750 ml, estamos comprando una botella de 3/4 de litro, 1/2 litro o 1 litro".

 

200 PRUEBAS PILOTO

 

Los técnicos del Cervantes han llegado a este modelo tras realizar en los últimos meses lo que definen como "un importante trabajo de experimentación", con un pilotaje de la prueba en la que han participado "más de 200 candidatos potenciales, residentes en siete países, representantes de cerca de 40 nacionalidades".

 

"Los candidatos que han participado en el proceso de experimentación tenían el perfil de los candidatos a los que va dirigida la prueba CCSE, (candidatos de origen sefardí o extranjeros residentes en España en cualquiera de los supuestos contemplados). Dichos candidatos valoraron muy positivamente la duración del examen, la claridad de las instrucciones y las preguntas, o la manejabilidad del formato de la prueba", señala el Instituto Cervantes.

 

La guía para la prueba detalla que los exámenes se harán el último jueves de cada mes, excepto en agosto y diciembre, cuando no se harán, a partir de las seis de la tarde, sumando así una decena de convocatorias al cabo del año. Los candidatos tendrán que inscribirse previamente y abonar unas tasas de 85 euros en el caso de la prueba cultural y 121 para la de idioma. La primera cita es el 29 de octubre y el plazo de inscripción estará abierto hasta el día 15. 

 

De momento, el Cervantes dispone de algo más de 60 centros de examen "distribuidos por la práctica totalidad de las provincias, y la lista crecerá paulatinamente", según informan desde este organismo. Habrá centros en el extranjero también, que beneficiarán principalmente a la población sefardí --el resto debe residir legalmente en España de forma continuada para acceder a la nacionalidad--, en países como Israel, Turquía, Estados Unidos, Brasil, Francia, Venezuela o Grecia.

 

En cuanto a la prueba para demostrar el nivel de lengua española, los aspirantes --salvo los nacionales de países o territorios donde el español es lengua oficial-- deben obtener, si aún no lo tienen, el Diploma de español DELE, en un nivel A2 o superior. La próxima convocatoria DELE será los días 20 y 21 de noviembre, y la inscripción está abierta hasta el 14 de octubre.