El I Torneo de balonmano base Villa de Íscar, con las espadas en todo lo alto

TRIBUNA

El Balonmano Cisne, el Club Balonmano San Sebastián de los Reyes o el Atlético Valladolid están en las primeras posiciones de sus respectivas ligas territoriales.

Como si fueran partidos oficiales. Así de en serio se han tomado los participantes en el I Torneo de balonmano base Villa de Íscar este campeonato. Desde la primera jornada, disputada este sábado, la intensidad y la competitividad han sido las notas predominantes en cada uno de los encuentros.

 

Desde por la mañana los equipos participantes mostraron esas ganas de jugar a su llegada a la localidad maderera. Una vez debieron ponerse el mono de trabajo, no defraudaron y dieron buena cuenta de un alto nivel que era conocido de antemano, a falta de verlo sobre la pista, toda vez que el Balonmano Cisne, el Club Balonmano San Sebastián de los Reyes o el Atlético Valladolid están en las primeras posiciones de sus respectivas ligas territoriales.

 

En la grada, el colorido lo puso principalmente el Sanse, toda vez que, al disputar sus tres envites en el Pabellón Municipal de Íscar, estaba siempre acompañado del resto de la expedición, así como de las familias que se han desplazado junto a los jóvenes jugadores.

 

El propio San Sebastián de los Reyes, en categoría infantil, fue el encargado de dar el pistoletazo de salida con su choque ante el Balonmano Nava. Los segovianos, sin embargo, fueron los prieros en meterse al zurrón un triunfo, pasando a la historia del torneo naciente. Lo hicieron tras imponerse al conjunto madrileño por 23-26, en cincuenta minutos de juego entretenido, en el que los ambos deseaban imponer su juego ante el rival; el Sanse, más de transición, el Nava, más pausado.

 

El Atlético Valladolid, en el encuentro que empezó media hora más tarde, ganó por 34 a 27 al Cisne pontevedrés. En los primeros minutos, los gallegos fueron capaces de plantar cara, pero con el paso de los minutos su físico, su principal fuerte, fue a menos, cosa que aprovecharon los atléticos para abrir distancia en el marcador en la segunda mitad.

 

No corrió la misma suerte su juvenil, que sucumbió con relativa claridad frente el Universidad de Valladolid. Los universitarios mostraron un poso mayor para sumar los dos primeros puntos, frente a un rival que cometió demasiados errores y que si bien hizo la goma y llegó a ir solamente dos goles abajo en algunos momentos de la segunda parte, al final pereció, fruto de un buen parcial de la UVa.

 

En el otro partido de la segunda jornada verpestina, el San Sebastián de los Reyes venció por 26-21 en el único choque que jugará el juvenil del Villa de Aranda, cuyo calendario le impide participar en los dos días sucesivos. Tras un primer periodo de calidad, en el que puso las cosas harto complicadas al Sanse, el conjunto burgalés vio cómo se le escapaba el triunfo en la segunda mitad.

 

A pesar de su buena circulación del balón, pudieron más las transiciones de los madrileños, que galopaban veloces y peligrosos al contragolpe cada vez que tenían ocasión ante una defensa un tanto más lenta, sobre todo que sus laterales.

 

El Balonmano Nava cerró la jornada doblando ante el Cisne, y no dio la sensación de que le pesaran las piernas tras el intenso duelo con el Sanse. Desde los minutos iniciales de su envite frente al Cisne dominó el encuentro y no tardó en abrir hueco en el marcador, llevándose al descanso una renta de siete goles.

 

Esto le permitió manejar los tiempos tras el descanso, lo cual no indica que cayeran en la relajación, como demuestra el resultado final de 31-23. Siguieron moviendo bien el esférico de lado a lado hasta encontrar un recoveco por el que atacar a la defensa pontevedresa, incapaz de detener estas acometidas.

 

Un guión parecido siguió el sexto y último partido, en el que el San Sebastián de los Reyes juvenil derrotó al Aula Cultural por 40-29. La ventaja al entretiempo se convirtió en una losa que no pudo superar un conjunto, el vallisoletano, que se vio desbordado por las alas y por la gran velocidad del rival.

 

Pero no solo, puesto los madrileños tanto en defensa como en ataque estático, encontraron un mayor acierto que los vallisoletanos, quienes cargaron el juego por dentro, buscando a su pivote, sin éxito. Los últimos minutos, dado que la diferencia en el resultado era amplia, los dos equipos rebajaron el pistón en defensa, y de ahí el marcador amplio.

 

El I Torneo de balonmano base Villa de Íscar seguirá desarrollándose en la jornada dominical, en horario matutino. Serán cinco los partidos que se disputen, que quizá puedan ir dilucidando las clasificaciones finales.