El homenaje al Circo Price de Madrid, recogido por su director Pere Pinyol, abre el Teatro de Calle

El director del Circo Price de Madrid, Pere Pinyol, ha advertido de que el futuro de las artes escénicas no es fácil y la competencia entre lo público y lo privado va a suponer la eliminación del concepto cultura por el de entretenimiento "como género".

Pinyol se ha expresado así en el marco del Festival Internacional de Teatro y Artes de Calle de Valladolid (TAC 2013), que anualmente rinde homenaje y galardona a una trayectoria, en este caso el Circo Price, que se suma a los de otros años como Miliki, el Circo del Sol o Teatro Corsario, entre otros.

 

Así, en este contexto, Pere Pinyol ha hecho una reflexión sobre las diferencias entre el Price que se inauguró en Madrid en el siglo XIX y el actual Circo permanente que hay en la capital madrileña, que fundamentalmente se distinguen en que el primero fue un local privado y ahora es un teatro público.

 

De esta forma, mientras el primero está gobernado por empresarios que "hacen del circo su negocio", lo cual considera lícito, el espacio público se entiende de "otra manera" que consiste en intentar que en España se pueda ver el mejor circo que se pueda de todo el mundo, para lo que se traen compañías que hacen "el circo del futuro", para lo que cada vez hay más escuelas superiores que se dedican a enseñarlo.

 

Pinyol ha aclarado que no se renuncia al circo tradicional, a veces coexiste con el más vanguardista, pero ha afirmado que hay un "nuevo lenguaje" y se trabaja mucho para que la gente conozca esas compañías y ahora se programa mucho circo contemporáneo.

 

Sin embargo, precisamente esta diferencia de público y privado es lo que considera "clave" del presente y futuro de lo que va a pasar porque hasta ahora estaba "claro" y se programaba teatro público y privado, pero ahora hay una "confusión terrible" porque "los márgenes se han diluido", ya que la empresa privada, que actualmente pasa dificultades, exige terreno a los espacios públicos, pero también estos piden terreno a fórmulas más comerciales que les permitan compensar de alguna manera.

 

"Nos estamos pisando", ha asegurado Pinyol, quien ha puesto a Barcelona como ejemplo de un consenso entre lo privado y lo público en el terreno de la creación, pero ahora ve "dificultades" en estos acuerdos y considera que el futuro "no es fácil" porque cada uno reclama "una parte del pastel" que no tenía.

 

MOMENTO DIFÍCIL

 

Además, ha incidido en que es un momento "precario" y complicado, ya que por ejemplo en el caso del Price se ha producido una reducción de su presupuesto del 90 por ciento pero al mismo tiempo se exige el mismo tipo de programación, es decir, compañías extranjeras que aporten "cosas nuevas", algo "complicado".

 

De esta forma, cree que "el futuro va indicando que habrá que ser rentable sin aportación municipal", lo que a su juicio supondrá la eliminación del concepto cultural, poner "el sello grande de entretenimiento como género" y competir con la empresa privada y "entretener".

 

Sin embargo, Pere Pinyol ha asegurado que perseguirán que el circo "crezca" y ha citado proyectos en los que ya trabajan como una red de ciudades que programen circo habitualmente, una escuela de estas artes circenses, la coordinación con otros teatros circulares y "con pocos recursos" traer propuestas "más interesantes".

 

Pinyol ha recibido el galardón que entrega el TAC de manos del alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, en un acto en el que ha estado también la concejal de Cultura, Comercio y Turismo, Mercedes Cantalapiedra, quien ha presentado al jurado, con el que se apuesta por la "diversidad" en el origen profesional de sus integrantes, el cual tendrá que valorar a las 36 compañías que actuarán en el Festival, que cumple 14 años.

 

Precisamente el alcalde de la ciudad ha recordado que la programación artística del TAC 2013 tendrá un predominio de las artes circenses precisamente por el homenaje al Circo Price. Con este acto se inaugura oficialmente esta edición del TAC, que León de la Riva ha asegurado que se espera siga siendo una referencia europea a pesar de la crisis económica, que no ha supuesto rebaja alguna del presupuesto del festival, ha recordado.

Noticias relacionadas