El Grupo Norte paga caros sus errores ante el Joventut (56-49)

TRIBUNA

El conjunto vallisoletano cayó fruto de sus propias inoperancias y no tuvo en ningún momento posibilidad de llevarse la victoria.

Fundación Grupo Norte – Ent. José Antonio de Castro

Robles (5), Soria (4), Tanghe (9), López (6), Carrión (10)  –cinco inicial- Prieto (13) y Sonia Ruiz (2).

 

DKV Badalona – Fabián Castilla

Sanz (28), López (0), Castilla (9), Guadalajara (0), Bernal (4) –cinco inicial- Diente (0), Guerrero (0) y Gutermajer (15).

 

POLIDEPORTIVO: Palacio Municipal de Deportes de Badalona.

 

EXPULSADO: Prieto (FGN).

 

ÁRBITROS: Rebollo (comité andaluz), Verde y Mulet (comité catalán).

 

INCIDENCIAS: Encuentro correspondiente a la tercera jornada de la división de honor de baloncesto en silla de ruedas.

El Fundación Grupo Norte ha caído ante el Joventut presa de sus propios errores ya que todo lo que podía salir mal, salió peor y, aunque se logró mantener el tipo como se pudo, finalmente el cuadro catalán dio la puntilla en el último cuarto para sumar una victoria en un partido que hizo suyo desde el primer minuto, con un ritmo lento y pausado que perjudicó a los vallisoletanos.

 

El técnico de los pucelanos, José Antonio de Castro, ya lo había advertido: se trataba de un partido trampa, porque el Joventut venía de perder los dos encuentros anteriores, el Fundación Grupo Norte había ganado el último encuentro ante el Getafe en un gran partido y la moral estaba alta, pero iban advertidos respecto a lo que podía pasar en una cancha donde han sufrido siempre mucho.

 

Pues a pesar de las advertencias, el conjunto morado quedó a merced de los catalanes desde el principio y dejó que fueran éstos los que marcaran el ritmo del partido, muy lento y pausado, que es lo que buscaban. Lo tenían todo analizado, pero no salió nada y la falta de concentración hizo que fueran a remolque de las querencias locales.

 

Con sólo un 38% por cierto de tino en los tiros de campo se hacía prácticamente imposible lograr algo positivo de tierras catalanas. Y si ese porcentaje se reducía al 30% en el último cuarto, aún menos. Resultaba inexplicable pero las canastas no entraban, se regalaban balones y se perdía la organización defensiva y la concentración en el plano ofensivo, lo que aprovechaba el Joventut para ir haciéndose con el mando del encuentro, ante la desesperación de los vallisoletanos.

 

También sabían que Sanz era el lanzador de los catalanes, pero no se realizó una buena defensa y campó a sus anchas por su feudo con el apoyo de Gutermajer y Castilla, los únicos que, con Bernal, anotaron para el Joventut. Mientras, los vallisoletanos fallaban canastas fáciles, bandejas, tiros libres, se desesperaban ante la dureza de la defensa local y se mostraban incapaces de reaccionar, lo que dio alas al rival para seguir controlando el juego y rematar la faena en un último cuarto para olvidar.

 

De Castro se mostró “dolido” y “disgustado” porque el equipo “no estuvo concentrado” y “se dejó arrastrar por el juego que impuso el Joventut”, a pesar de que todos sabían lo que se iban a encontrar. No supieron hallar las armas necesarias para desarbolar al conjunto catalán y perdieron víctimas de sus propios errores, que esperan corregir de inmediato para abordar con fuerza el que será su debut en Valladolid el próximo sábado ante el Clínicas Rincón.