El Grupo de Regulares de Ceuta nº54 cierra su centenario con la recepción del cuadro 'La Toma de Biutz' de Ferrer-Dalmau

El Grupo de Regulares de Ceuta nº 54 ha puesto este lunes el broche de oro a las celebraciones de su centenario con la recepción del cuadro 'La Toma de Biutz', del pintor Augusto Ferrer-Dalmau y que les ha entregado en Valladolid la Asociación Retógenes Amigos de la Historia Militar.

 

El cuadro refleja de manera "plástica" el momento "tan dramático" del asalto del Tabor de Fuerzas Regulares de Melilla nº2 en el combate que, en 1916, tuvo como escenario el poblado de Biutz, muy próximo a Ceuta, en cuyas colinas se atrincheraron los rifeños y donde, tras un ataque inicial, intervinieron las Fuerzas Regulares, creadas en 1911.

 

Integradas entonces por tropa tanto indígena como española en un batallón de infantería y un escuadrón de caballería, las Fuerzas Regulares son la unidad más galardonada del Ejército y una representación se ha desplazado este lunes a Valladolid para, en el marco de la muestra 'Ferrer-Dalmau: Soldados de España en la Historia' que se exhibe en la sala de exposiciones de Las Francesas.

 

La entrega, que ha llegado dos años tarde y con la que se "salda" la deuda de la Asociación con el Grupo, según lo ha trasladado su presidente, Eduardo Robles, se ha realizado en Valladolid y en presencia del jefe de la Cuarta Subinspección y Comandante Militar de Valladolid y Palencia, el general de Brigada Aurelio Quintanilla, quien ha calificado el acontecimiento de "histórico" que constituye "un lujo para todos".

 

La Asociación Retógenes Amigos de la Historia Militar rezuma "historia y españolidad", según el general, quien ha destacado además el hecho de que, desde 1999, "de todo" por las Fuerzas Armadas y el Ejército de Tierra.

 

En similares términos se ha pronunciado el coronel Vega Murcia, jefe del Grupo de Regulares nº 54, quien ha agradecido la "desinteresada generosidad" con que mantienen su relación con las Fuerzas Armadas, el "realce" que dio al centenario y que la unidad merecía, a lo que ha sumado su labor de difusión de los Regulares en el resto de España.

 

De manera previa a la visita guiada por la muestra, en la que han tomado parte todos los asistentes, se ha procedido a la firma de la donación de la obra al Grupo de Regulares en presencia de algunos de los integrantes del Grupo y del propio autor de la obra.