El Gremio de Libreros de Valladolid, "impotente" con la "política del Ayuntamiento"

Marco Antonio Blanco, presidente del Gremio de Libreros.

Critican que el Consistorio les haya apartado de la organización del Día del Libro y que les reduzcan el espacio. Marco Antonio Blanco dice que la venta de libros cayó entre un 10 y un 15% en el primer trimestre del año. 

“Impotentes”. Así se encuentran los componentes del gremio de libreros ante la actitud del Ayuntamiento que “sin motivos aparentes” ha retirado de la organización del Día del Libro, que se celebra este 23 de abril en Plaza España, a esta agrupación.

 

Lo ha explicado Marco Antonio Blanco, presidente del Gremio de Libreros, que aunque no ha querido crear “polémica”, no entiende la “política del Ayuntamiento” con este gremio que reúne a diez libreros de Valladolid y uno de Arroyo de la Encomienda, del cerca del centenar de profesionales del sector que se calcula en la capital.

 

Marco Antonio Blanco ha denunciado que el Ayuntamiento ha reducido a cada participante en el Día del Libro un 25 por ciento de espacio, aunque también ha reconocido que no se les cobra tasa por ocupación. “Antes contábamos con cuatro metros cuadrados y este año se ha reducido a tres metros”, dice Blanco, quien no entiende el motivo, ya que “no hay problemas de espacio en esta zona”.

 

El responsable del Gremio de Libreros cree que serán una treintena de puestos los que se instalen en la celebración. “Se ofrecerán descuentos del 10% en la calle”. La rebaja también se aplicará al día siguiente, 24 de abril, en las diferentes librerías participantes. Tradicionalmente el Día del Libro es una buena fecha para impulsar las ventas del sector. Blanco confirma en que se vende lo mismo en esta fecha que en cinco jornadas de la Feria del Libro.

 

Durante una rueda de prensa, celebrada en la sede de Avadeco, el responsable del gremio también ha explicado que el primer trimestre del 2014 ha sido “nefasto” en cuanto a las ventas de libros en Castilla y León. Marco Antonio Blanco ha cifrado “entre un 10 y un 15 por ciento” la caída en el volumen de ventas respecto al pasado año 2013 que fue muy malo.

 

Desde el Gremio se insiste en que la piratería está haciendo mucho daño al sector y creen que si el Gobierno no toma medidas "al final acabará despareciendo”. También ha criticado que la Junta de Castilla y León permita que en algunos colegios se vendan los libros de texto de un año para otro.