El Gobierno vuelve retrasar la aprobación del PIVE, que ha agotado el 80% de los fondos antes de nacer

Concesionario de Nissan en su nueva sede en L'Hospitalet

El Consejo de Ministros finalmente no aprobará, tal y como se esperaba, la séptima edición del Plan PIVE, de incentivo a la compra de automóviles nuevos a cambio de achatarrar uno antiguo, que antes de su inicio ya ha agotado el 80% de su presupuesto.

Según informaron fuentes del sector, el Gobierno ha retrasado de nuevo la puesta en marcha de esta séptima edición, que ya ha agotado 140 millones de euros de los 175 millones de euros que cuenta con cargo a los Presupuestos Generales del Estado de 2015.

En la actualidad se está ejecutando una extensión del Plan PIVE 6, mediante la que los clientes que adquieran un vehículo nuevo con determinadas características y achatarren uno de más de diez años de antigüedad se pueden beneficiar de 2.000 euros de ayudas con cargo a los fondos del PIVE 7, que todavía no se ha aprobado.

La decisión de retrasar la séptima edición de este programa se produce pocos días después de que el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, apostara por revisar las políticas de estímulo al sector del automóvil, a causa del incremento de las importaciones de vehículos en España.

En su opinión, las políticas de estímulo a este mercado "han tenido sentido", por lo que "quizás ahora que el mercado empieza a tener vida intensa en cuanto a ventas por sí solo, exige una reflexión respecto a las políticas de estímulo".

Ante estas afirmaciones, las asociaciones de fabricantes (Anfac), concesionarios (Faconauto) y vendedores (Ganvam) avisaron de que la retirada del Plan PIVE podría afectar a la recuperación de la automoción y afirmaron que el mercado español todavía está lejos de su potencial de 1,2 millones de matriculaciones anuales.