El Gobierno vuelve a la carga con el euro por receta y el copago en urgencias que rechazó la Junta

Gobierno y autonomías se verán las caras el día 31 de julio para tratar un documento con 225 ajustes. Muchas de las medidas han sido descartadas anteriormente por la Junta, que no quiere copagos en servicios sanitarios.

El Gobierno y las comunidades autónomas se verán las caras el próximo día 31 de julio con un nuevo catálogo de medidas de eficiencia, lo que comunmente se conoce como recortes. Los nuevos ajustes están recogidos en un documento que afecta especialmente a sanidad, donde se han centrado muchas de las medidas de ahorro puestas en marcha desde el comienzo de la legislatura por el Gobierno. Sin embargo, las nuevas propuestas llegan bajo un denominador común, que han sido rechazadas ya por la Junta de Castilla y León, que no quiere ni oír hablar de copagos.

 

La reunión, prevista para finales de mes, llega con la controversia de la autoría de las medidas. Según el Gobierno, el Departamento dirigido por Cristóbal Montoro y las autonomías analizarán un documento con un total de 255 medidas para la "racionalización y mejora de la eficiencia del gasto público" generado por un grupo de trabajo creado 'ad hoc' el pasado mes de junio.

 

El texto ha sido remitido por el Ministerio a todas las comunidades para que tengan oportunidad de analizarlo antes de la próxima semana, aunque el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, ha puntualizado este martes que no se trata de propuestas del Ejecutivo, sino de medidas planteadas por las propias autonomías. Sin embargo, responsables de varios gobiernos autonómicos consultados por diversos medios niegan que hayan propuesto las medidas que se recogen en el documento.

 

Sea como fuere, el caso es que el documento existe y se debatirá. En sus páginas recoge importantes medidas referentes a la prestación sanitaria. Entre ellas, el copago por falta de asistencia a citas programadas, el copago por asistencia médica en urgencias, el euro por receta, permitir la venta de determinados medicamentos fuera de las oficinas de farmacia o reducir el margen comercial aplicable a las oficinas de farmacia, además del establecimiento de tasas hoteleras en los hospitales, es decir, cobrar por estar ingresado. Todas ellas tienen el denominador común de haber sido rechazadas por la Junta.

 

El pasado marzo, el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, dijo no ser partidario del copago en las urgencias sanitarias "ni de ningún tipo de copago, porque no resuelve los problemas" aunque sí se ha mostrado a favor de que "se abra un debate sobre el uso de los recursos por parte de los pacientes". Y hace tiempo que descartó aplicar el cobro del euro por receta, que las comunidades que lo aplicaron han tenido que retirar por ser ilegal.

Noticias relacionadas