El Gobierno precisa que sólo quedan 97 vestigios franquistas en edificios estatales de los 705 que había que retirar

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, ha asegurado este miércoles que de los 705 vestigios franquistas inventariados en los edificios de la Administración General del Estado sólo quedan por retirar total de 97, cifras que, a su juicio, vienen a evidenciar que el Gobierno "cumple" la conocida como Ley de Memoria Histórica.

MADRID, 30 (EUROPA PRESS)



Así lo ha señalado Gallardón ante el Pleno del Congreso en respuesta al diputado del PNV Emilio Olabarría, quien le ha preguntado si el Ejecutivo piensa cumplir con esta norma retirando los 1.300 símbolos que aún existen en el Estado español, según sus cálculos.

En su réplica, el ministro ha corregido a su interpelante precisando que en la actualidad de los 705 vestigios franquistas inventariados se ha procedido a retirar 608, es decir casi el 90 por ciento. "Y los que no se retirado --que suman 97-- es porque exigen procedimientos largos, costosos o de impacto", ha puntualizado.

Además, ha destacado que la Comisión Técnica de Expertos hizo en 2011 un inventario de los vestigios de la Guerra Civil y la dictadura recomendando al Gobierno que retirase cinco vestigios, cuatro de los cuales ya se han apartado. El único que queda, un escudo "prelegal" a la Ley de 1981 que está situado en la fachada de la Audiencia Provincial de Salamanca, correrá el mismo destino.

NO CUMPLEN PORQUE NO QUIEREN

Todos estos datos, según ha defendido el titular de Justicia, vienen a demostrar que el Ejecutivo de Mariano Rajoy, al contrario de lo que defienden los nacionalistas vascos y el resto de la oposición, sí cumple con la Ley de Memoria Histórica.

Sin embargo, el parlamentario penuvista ha replicado que el millar largo de vestigios "fascistas" que insiste que existen en todo el Estado acreditan una actitud "insumisa" del Gobierno en relación con la Ley de Memoria.

Una posición, en opinión de Olabarría, responde a la existencia de unos 800.000 votantes pertenecientes al franquismo "nostálgico y residual" que buscan en el PP "leves gestos simbólicos" porque nos les terminan de convencer los nuevos partidos "neofascistas" que están surgiendo.

Centrándose en la ciudad de Madrid, Olabarría ha criticado que aún hoy haya 165 símbolos y calles con nombres franquistas, entre las que ha citado las calles de los Caídos de la División Azul o la del General Yagüe.

¿Y QUÉ PASA CON LOS DE BILBAO?

También ha puesto de relieve en relación con el carácter sacramental de algunos de estos símbolos unas declaraciones del presidente de la Conferencia Episcopal, Antonio María Rouco Varela, apuntando que para una "auténtica y sana" purificación de la memoria "lo mejor era el olvido". "Ustedes lo han interiorizado: Los muertos malos a los altares y los muertos buenos a las cunetas. No quieren cumplir porque no quieren cumplir", ha concluido.

En su turno, el ministro ha presumido de que durante su etapa como alcalde de la capital española, en concreto en 2009, retiró a Francisco Franco el título de Alcalde Honorífico, de Hijo Adoptivo, la Medalla de Oro y la Medalla de Honor y ha remarcado, a renglón seguido, que el único monumento que permanece con el nombre del dictador es el Arco de la Victoria, que pertenece a la Universidad Complutense, "cuyo rector por cierto es hijo de Santiago Carrillo".

Gallardón ha hecho hincapié en que no todos los alcaldes han podido cumplir la Ley con la diligencia con la que lo ha hecho la Administración General del Estado. De hecho, ha recordado que el alcalde de Bilbao, el peneuvista Iñaki Azkuna, recibió una denuncia de una coordinadora que agrupa a distintos colectivos memorialistas por mantener en la ciudad diversos símbolos franquistas. "Usted en esa disputa ¿con quién está? Yo estoy con su alcalde del PNV", ha concluido.