El Gobierno indulta a un empresario de Valladolid pero mantiene en prisión a Nerea González

Nerea González, en prisión por un quebrantamiento de condena.

C.G.C., condenado por delitos económicos, obtendrá la libertad en la procesión de Jueves Santo mientras que no ha sido contemplado el segundo caso de la reclusa en prisión por quebrantar una orden de alejamiento.

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes el indulto solicitado por la Cofradía de Nuestra Señora de la Piedad de Valladolid para un empresario que fue condenado a tres años y medio de prisión por delitos económicos y que obtendrá la libertad el próximo Jueves Santo durante la Procesión de Penitencia y Caridad.

 

Sin embargo, no se ha concedido el solicitado por la misma Hermandad para la joven de 31 años Nerea González, que se encuentra en prisión desde hace unas semanas por el quebrantamiento de una Orden de alejamiento de su expareja.

 

El secretario de la Cofradía de la Piedad, Jesús Jiménez, ha explicado que la negativa probablemente se deba, a su juicio, a que la petición por parte de la familia les llegó "tarde", ya en el mes de febrero, cuando habitualmente comienzan a tramitar las solicitudes de indulto incluso en el mes de septiembre del año anterior.

 

El representante de la Hermandad ha explicado que, al conocer la petición de la familia de la joven de 31 años, entendieron que era una cuestión "humanitaria" intentar conseguir el indulto, pero ha lamentado que finalmente no haya sido posible.

 

Aunque en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha explicado que el Ejecutivo central "no ha dado ni un sólo indulto en esta materia y por lo tanto, aunque haya un informe favorable, no se corresponde con la política de lucha contra la criminalidad que este Gobierno defiende y por lo tanto no han sido concedidos", el secretario de la Cofradía ha considerado que ese comentario no se debe a la reclusa vallisoletana porque entiende que no se trata de un delito de violencia de género, sino un quebrantamiento de condena.

 

Quien sí verá formalizado su indulto en la Procesión del próximo Jueves Santo será un varón, identificado como G.C.G., condenado por delitos económicos a una pena de tres años y medio de prisión y que, según Jiménez, aún no había ingresado en el centro penitenciario.

 

El secretario de la Cofradía ha destacado que este reo, además de haber mostrado arrepentimiento y haber escrito cartas en las que solicitaba el perdón de las personas a las que perjudicó con la comisión del delito, ha devuelto el dinero a "todos y cada uno de los afectados", quienes lo han aceptado. "Lo importante es que ha sido rehabilitado para la sociedad", ha recalcado Jiménez.

 

Jesús Jiménez ha añadido que la Cofradía, cuando solicita el indulto, "sólo conoce las iniciales y poco más", por lo que ha manifestado que espera que en esta ocasión no haya "polémica" por la concesión del indulto, después de que el reo beneficiado por esta medida el año pasado fuera el padre de un concejal del PP en el Ayuntamiento de Valladolid, algo que la Cofradía desconocía, según su secretario.

 

Tradicionalmente, las cofradías de penitentes solicitan esta medida de gracia para aquellos reos del ámbito de su provincia que cumplen los requisitos de cualquier indulto ordinario, en los que concurren razones de justicia, equidad o utilidad pública.