El Gobierno espera recaudar al menos 4.690 millones anuales con los cambios fiscales

1.000 de esos millones se recaudarán ya este año.

El Gobierno espera recaudar al menos 4.690 millones de euros en términos anuales con las modificaciones fiscales aprobadas este viernes en el Consejo de Ministros, de los que 1.000 millones de euros se recaudarán ya este año, la mayor parte procedentes de la eliminación de deducciones en el Impuesto sobre Sociedades.

 

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros recogida por Europa Press, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha explicado que la eliminación a las grandes empresas de la deducción por pérdidas por deterioro de la cartera de valores tendrá un impacto anual de 3.650 millones de euros.

 

Además de la supresión de esta deducción, también en el Impuesto de Sociedades se suprimirá la deducción por las rentas negativas obtenidas en el extranjero a través de establecimientos permanentes, cuyo coste no cifró. Según el ministro, se trata de endurecer la fiscalidad que soportan las grandes empresas y de equiparar este impuesto con el que se aplica en la gran mayoría de países del entorno.

 

GRANDES EMPRESAS PAGAN UN 5% EN SOCIEDADES 

 

Montoro indicó que lo que no era admisible es que, actualmente, algunas grandes empresas tributaran por un tipo nominal del 5% en el Impuesto de Sociedades, cuando el tipo efectivo está situado en el 30%. "No se puede admitir que los grandes contribuyentes tuvieran de media tipos efectivos de gravamen del 5%, y ahora se trata de homologarlo a los que es nuestro entorno", subrayó el ministro, quien especifió que ya tendrá impacto en el pago fraccionado que realizarán las empresas a finales de este año.

 

De esta forma, el titular de Hacienda atribuyó la caída de la recaudación de este impuesto tanto a la desaceleración económica como a los "elementos definitorios" del mismo. Así, dijo que con la eliminación de estas deducciones se acerca la definición del Impuesto de Sociedades a lo que es "rango común" en la mayor parte de los países de Europa donde, según apuntó Montoro, no existen este tipo de deducciones y "no se pueden justificar".

 

Por su parte, la creación del nuevo impuesto sobre gases fluorados de efecto invernadero permitirá recaudar 340 millones de euros al año, mientras que las subidas en los impuestos especiales de tabaco y alcohol procurarán a las arcas públicas unos 700 millones de euros anuales, de los que 366 millones de euros corresponderán al tabaco, si bien el ministro precisó de que los ingresos dependerán de cómo vaya el consumo. "Y con esto no estoy animando a consumir más, por eso subo el impuesto", ha bromeado.

 

Sobre el nuevo gravamen ecológico, indicó que se enmarcará dentro de la reforma energética que está preparando el Gobierno y añadió que gravará fundamentalmente los gases que emiten los aparatos de aire acondicionado y, por tanto, lo pagarán los fabricantes e importadores y adquirientes de estos productos.

 

IMPUESTOS ESPECIALES 

 

En cuanto a la subida de los impuestos especiales, el ministro precisó que impuesto que grava el consumo de alcohol subirá un 10%, pasando de 8,30 euros por litro de alcohol a 9,13 euros, pero no afectará ni al vino ni a la cerveza.

 

Asimismo, el tabaco también sufrirá un incremento impositivo y se realizará, según ha explicado, una "recompensación de la tributación", dándole más peso al tipo específico, que al 'ad valorem', acercándose así a la tributación de la Unión Europea.

 

Con esta nueva subida, se trata del cuarto cambio fiscal sobre el tabaco aprobado por el Ejecutivo de Mariano Rajoy, que a finales de diciembre ya elevó el impuesto especial que grava el consumo de tabaco desde el pasado 1 de enero estableciendo un sistema de 'doble impuesto mínimo'.

 

Por último, el ministro volvió a reiterar que en 2014 se mantendrá el gravamen complementario del IRPF y que no será hasta 2015 cuando se aborde la reforma fiscal integral, después de que en las próximas semanas Hacienda nombre al grupo de expertos que harán sus recomendaciones sobre dicha reforma tributaria.

 

En concreto, dijo que es intención del Gobierno modificar el IRPF "a coto plazo" porque el impuesto "merece" una reforma para hacerlo equiparable a los países del entorno y para modificar aquellos elementos que introdujo la reforma de 2007 "que no fueron correctos".