Tribuna mini Saltar publicidad
Cortinilla bose tribuna va 800x800px file

El Gobierno cumplirá con las sanciones a Rusia que decida la UE, aunque supongan "un sacrificio"

Margallo se pronuncia sobre el referendum crimeo
El Gobierno español cumplirá con las sanciones que la UE imponga a Rusia por la anexión de Crimea, aunque supongan "un sacrificio" para los intereses españoles, según ha dicho el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García Margallo.

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)



"Somos aliados serios y vamos a cumplir con las sanciones que se impongan, pero nos puede suponer un sacrificio", ha dicho en una entrevista en Antena 3, recogida por Europa Press, horas antes del Consejo Europeo que abordará la situación en Ucrania --y al que asistirá el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Margallo ha reconocido una "enorme preocupación", dado que hay 1,5 millones de visados concedidos a ciudadanos rusos, Moscú está dando 11.000 al día y "son los clientes más importantes" para España.

No obstante, ha apuntado que no sería la primera vez que se renuncia a intereses económicos en el marco de la política exterior europea, ya que, cuando se impusieron sanciones a Irán, España importaba de este país un 14 por ciento de su petróleo y hubo que buscar fuentes alternativas. "Muchos de los viajes que hacíamos a Oriente Medio y nadie sabía por qué eran para eso", ha explicado.

Margallo ha explicado que todos los europeos están de acuerdo en que "la solución militar es inviable" y que "hay que moverse dentro de la posibilidad" para restablecer la legalidad internacional.

El ministro ha explicado que ya "se agotó" la primera fase de las sanciones --suspensión de conversaciones sobre visados y negociación de un nuevo acuerdo--, que ahora está en marcha la segunda --prohibición de viajes y congelación de activos a los responsables del referéndum-- y está pendiente de decidir si se activa una tercera fase, que consistiría en sanciones comerciales, económicas y energéticas.

Además, ha dejado claro que la UE y Estados Unidos no pueden "ignorar a Rusia", que es un actor importante para resolver el "dossier nuclear iraní", la guerra de Siria o el proceso de paz en Oriente Próximo. Y ha apostillado que España tiene que "contar con Rusia" cuando tenga que retirar las tropas de Afganistán en 2014.

UNA MARCHA ATRÁS, DIFÍCIL DE IMAGINAR

El jefe de la diplomacia ha reconocido que una marcha atrás en Crimea "a día de hoy es un horizonte muy difícil de imaginar" pero ha pedido esperar a ver las consecuencias de todo el proceso. En su opinión, teniendo en cuenta que Rusia tiene garantizados sus intereses en Crimea --ya antes de la anexión tenía asegurada la base de Sebastopol hasta 2042--, lo que habría que buscar es una fórmula para proteger a la minoría rusa, que es mayoritaria en Crimea.

En este punto, se ha remitido al acuerdo al que llegaron el 21 de febrero el entonces presidente, Viktor Yanukovich, y la oposición, en el que se hablaba de una reforma constitucional para dar más competencias a la república autónoma de Crimea.

Para Margallo, puede haber soluciones si se quiere dar con ellas y "cambia el clima de confrontación", pero ha dejado claro que ello implica "que se restablezca la legalidad internacional" y la integridad territorial ucraniana.