El Gobierno asciende a comandante a Juan José Aliste, herido por atentado terrorista en 1995 en Salamanca

La Ley de la Carrera Militar de 2007 prevé la posibilidad de conceder con carácter honorífico el empleo inmediato superior, siempre que concurran méritos excepcionales o circunstancias especiales.

El Consejo de Ministros ha aprobado dos decretos por los que se asciende con carácter honorífico al empleo inmediato superior a los miembros de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil retirados por incapacidad permanente para el servicio activo en acto de servicio, pero también, a título póstumo, a aquellos fallecidos en acto de servicio.

 

Entre ellos se ha ascendido a comandante a Juan José Aliste Fernández, herido por atentado terrorista en 1995 en Salamanca.


La Ley de la Carrera Militar de 2007 prevé la posibilidad de conceder con carácter honorífico el empleo inmediato superior, siempre que concurran méritos excepcionales o circunstancias especiales, a los militares fallecidos o que hayan pasado a retiro.

Con estos decretos se reconoce el sacrificio de los miembros de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil que resultaron heridos en operaciones internacionales, en atentado terrorista o en ejercicios en territorio nacional, y cuya incapacidad permanente para el servicio obligó a pasarles a la situación de retiro, y de aquellos que han fallecido en acto de servicio.

La concesión de estos ascensos honoríficos es una medida más a tomar en consideración, con independencia de todas aquellas que puedan suponer un apoyo a esas personas y sus familias. Además, implica un deber de responsabilidad con los heridos en acto de servicio y que han visto truncada su carrera militar y tienen el reconocimiento de la sociedad por su esfuerzo y sacrificio.

VARIOS HERIDOS EN EL 11-M

Así, el Gobierno ha decidido ascender a coronel a José Román Martínez Urrez, herido en los atentados del 11-M en la estación de Santa Eugenia de Madrid; a comandante a Juan José Aliste Fernández, herido por atentado terrorista en 1995 en Salamanca; a Lucio Martínez Martínez, herido en atentado en 1992 en Zaragoza; y a Alberto Núñez García, retirado por inutilidad en acto de servicio en 2013.

El Ejecutivo ha ascendido también a suboficial mayor a Antonio Ferrero Fernández, herido en la estación de Atocha el 11-M; y a José Manuel Hernández Velázquez, retirado por inutilidad en acto de servicio en 2013. Nicolás Francisco Román Valderrama, retirado por inutilidad en acto de servicio también el año pasado, ha sido ascendido a subteniente, mientras que Severino Ramón Estrada Artos, herido en atentado en 1984 en Galdácano, ha ascendido a cabo primero.

Asimismo, Rubén López García y Daniel Ospina Quintana, ambos heridos en sendos atentados terroristas en Afganistán en 2007 y 2012, respectivamente, y Francisco José Torrecillas Ballesteros, retirado por inutilidad en acto de servicio en 2000 han sido ascendidos a cabos.

DOS MILITARES RECONOCIDOS COMO VÍCTIMAS DEL TERRORISMO

En cuanto a los reconocimientos concedidos a título póstumo, el Gobierno ha decidido ascender a general de Brigada a Rodrigo Peñalosa Esteban-Infantes, fallecido en el incendio Hotel Corona de Aragón en 1979; y a teniente coronel a Ángel Álvarez Raigada, muerto en accidente de aviación en acto de servicio en 2012.

Ángel Hernández Pérez, fallecido también en el incendio Hotel Corona de Aragón, ha sido ascendido a comandante; Ángel José García Vázquez, muerto en acto de servicio al intentar salvar a unos piragüistas atrapados en un remolino en 2013, a subteniente; Jesús Chaparro Salcedo, fallecido en un ejercicio de la unidad de montaña de la Guardia Civil en 2013, y David Fernández Ureña, muerto en Afganistán al desactivar un artefacto explosivo en 2013, han sido ascendidos a sargento primero.

Asimismo, el Ejecutivo ha ascendido a cabo mayor a Mariano Gómez Sánchez, y a cabos a Jesús Alonso Llamas, y a José Javier Rubio Ezquerro. Todos ellos fallecieron por un accidente de tráfico en acto de servicio.