El Fundación Grupo Norte emprende su camino hacia la Final Four

Los vallisoletanos viajarán a Gran Canaria sin Alberto Carrión y sin Juan Luis Pérez “Tinín”.

El Fundación Grupo Norte afronta este sábado, ante el BSR ACE Gran Canaria, el primer escollo en su camino hacia la Final Four, la primera de la división de honor de baloncesto en silla de ruedas, ya que los canarios son un rival directo de cara a conseguir este objetivo, en un partido que no llega en el momento más idóneo, ya que los vallisoletanos cuentan con las importantes bajas de Alberto Carrión y Juan Luis Pérez “Tinín”.

 

Se da la circunstancia de que el Gran Canaria es uno de los rivales directos, junto al Amfiv de Vigo, en esa lucha por situarse entre los cuatro primeros clasificados, en la que será la segunda fase por el título, a la que los vallisoletanos llegan con cuatro victorias, mientras que los isleños lo hacen con dos y el conjunto gallego, con ninguna, por lo que los de José Antonio de Castro esperan hacer valer esa ventaja para llevarse el gato al agua.

 

Pero no será una tarea fácil, ya que, en primer lugar, llegan con esas destacadas bajas en su bloque; en segundo lugar, deben hacer frente a un viaje largo de unas nueve horas entre el avión, embarque y traslados y, en última instancia, surge la incógnita de cómo afrontará el equipo el nuevo reto tras varios días de parón por las fiestas navideñas, en una cancha de por sí complicada, con una temperatura y una humedad a la que no están acostumbrados.

 

Lo que José Antonio de Castro tiene claro es que su equipo debe mantener la intensidad defensiva mostrada en el primer tramo de liga, que les permitió acabar como el tercer mejor equipo de la división de honor, para frenar a los principales referentes del cuadro canario como son el base argentino Cristian Matías “un jugador con un tiro letal, que maneja muy bien los tiempos y sabe llevar a sus compañeros”, tal y como ha analizado el técnico vallisoletano, o los interiores Álex Padila y Juanjo Alonso. Estos dos jugadores son grandes y, en el caso del último, un viejo conocido de los vallisoletanos, es especialmente peligroso en la pintura, ya que domina el rebote y sabe luchar por la posición.

 

La plantilla vallisoletana es consciente de que este partido es “muy importante” y de él depende, prácticamente, el poder entrar en ese grupo de privilegiados que jugarán la Final Four, en la que ya tienen un papel asegurado, al menos en teoría, el Ilunion madrileño, el Amiab Albacete y el Mideba de Extremadura, de ahí que la cuarta plaza se venda tan cara. Por ella pugnará el Fundación Grupo Norte ante rivales directos como el Gran Canaria o el Amfiv de Vigo, con lo que un triunfo en las islas supondría una gran inyección de moral para afrontar el complicado reto marcado: el de quedar entre los cuatro mejores equipos de España.