El FROB espera recuperar los 604 millones que puso en Ceiss en dos años y antes de que Unicaja salga a Bolsa

Fernando Restoy, subgobernador del Banco de España

El FROB acelera su salida de los bancos intervenidos y calcula que antes de 2017 podrá recuperar los 604 millones que aportó a Ceiss. Para entonces, Unicaja habrá cumplido con sus planes de salir a Bolsa y completar el proceso.

SALDA A LOS PREFERENTISTAS CON 188 MILLONES

 

El FROB considera saldado con 188 millones el pago a los preferentistas que no acudieron al juzgado, aquellos que aceptaron el canje de sus preferentes y subordinadas en las condiciones que ofertaba Unicaja. Según el presidente del FROB, Fernando Restoy, con esta cantidad se salda el pago a todos los afectados que acudieron al canje y por el 100% del valor de sus participanciones, eso sí, tras las quitas.

 

Así lo explicó Restoy esta semana en una comparecencia en el Congreso. "A día de hoy se ha concluido la revisión del experto y el FROB ha realizado todos los pagos correspondientes que suponen 188 millones de euros a los clientes minoristas, que con ello han recuperado el 100% del valor económico de su inversión», informó Restoy ante los diputados.

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria espera dar por finalizada la ayuda a Ceiss/Caja Duero-España en dos años, antes de 2017, lo que supondrá recuperar los 604 millones de euros que aportó para equilibrar las cuentas de la entidad antes de que Unicaja se hiciera cargo de la antigua caja castellana. Así lo pone de manifiesto en sus cuentas anuales, que ha dado a conocer hoy, con un saldo negativo de 2.787 millones de euros, fundamentalmente, por la dotación de garantías para los bancos en dificultades y nacionalizados, caso de NCG, Bankia o Ceiss, entre otros.

 

Precisamente, el FROB establece también sus planes futuros para estas ayudas y que, en el caso de Ceiss, coinciden con los planes de Unicaja, nueva dueña de Ceiss y que estableció como condición el apoyo público para completar la operación, que se cerró el marzo pasado. El fondo, según recoge en sus cuentas, tiene previsto amortizar antes de 2017 las obligaciones convertibles con las que realizó su aportación a estas entidades. En el caso de Ceiss, 604 millones de euros.

 

Precisamente ese es el horizonte que maneja Unicaja para su salida a Bolsa, la medida con la que piensa rematar el proceso para hacerse con el control de Ceiss. La entidad malagueña conseguirá nueva capitalización y, especialmente, podrá compensar a los preferentistas que acudieron al canje. A los que aceptaron la importante quita que supuso cambiar sus preferentes y subordinadas por acciones que podrán entrar en el mercado en 2017. 

 

Esta salida a bolsa es la forma de que los tenedores de preferentes y subordinadas, a los que se van a canjear sus títulos por acciones, puedan hacer líquido el dinero que valen los títulos que se les han entregado. Los afectados de la entidad castellano-leonesa tendrán que esperar hasta entonces para poder recuperar algo de efectivo. Tras el canje estos ahorradores supondrán algo más del 20% del capital de Unicaja Banco.