Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

El frío provoca que el inicio de la veda del cangrejo no haya cumplido expectativas

Un pescador de cangrejos en el inicio de la veda.

El delegado provincial de Pesca de la Federación de Castilla y León, Juan Carlos Medina, solicita que las licencias sean gratuitas para menores de 14 años. Critican la normativa que obliga al pescador a sacrificar las capturas antes de transportarlas del río a casa.

La temporada de pesca del cangrejo dio este fin de semana, primer domingo del mes de junio, su pistoletazo de salida. Y lo hizo de una manera muy poco optimista, según ha confirmado el delegado provincial de Pesca de la Federación de Castilla y León, Juan Carlos Medina.

 

El tiempo tan inestable, que ha provocado aguas muy frías, ha podido ser la causa de las pocas capturas que se han cobrado los aficionados a la pesca del cangrejo existente en la provincia de Valladolid en estos primeros día de apertura de veda. “Hemos tenido un mes de mayo muy frío, con temperaturas muy inestables y eso afecta mucho a los peces y a los crustáceos”, dice Medina.

 

A pesar de ello, los sitios cangrejeros por excepción sí que han dado más satisfacciones a los pescadores, algunos de los cuales hicieron noche para coger los mejores lugares en este inicio de la veda, que se prolongará hasta el mes de diciembre.  En esta ocasión, según explica el delegado provincial de Pesca, el cangrejo señal también ha sido declarado como especie invasora, como ya se hiciera con el americano.

 

“Desde Medio Ambiente se intenta acabar con estas dos especies y recuperar el cangrejo autóctono. Nosotros pensamos que es casi imposible, porque tanto el cangrejo señal como el americano son muy agresivos, invasores y se reproducen con mucha facilidad”, apunta Medina, quien confirma que apenas quedan ejemplares del cangrejo autóctono.

 

Los aficionados a este tipo de pesca ya alzaron su voz en la pasada campaña contra la nueva normativa autonómica que prohibía trasladar desde el río hasta casa el cangrejo vivo. “Intentamos que eliminaran esta norma absurda, de tener que sacrificar las capturas en el propio río, antes de ir a casa. El cangrejo muerto, como todas las especies de caparazón, en cuanto les da el sol se pueden estropear e incluso pueden producir enfermedades”, explica el responsable de la Federación de Pesca en Valladolid.

 

Prácticamente todos los ríos de la provincia son practicables para este tipo de pesca, excepto algunas zonas vedadas. Aunque desde la delegación de Pesca no se puede conocer exactamente el número de cangrejeros, porque la licencia es la habitual del resto de pescadores, se calcula que son cientos de aficionados los que surcan los ríos en busca de este exquisito marisco de río.

 

Juan Carlos Medina dice que en Valladolid hay activas unas 20.000 licencias de pesca, que se han reducido en los últimos años, pues las tasas han aumentado en un cien por cien su coste.  Desde la Federación se pide a la administración que al igual que estas licencias se entregan gratuitamente a los jubilados, también se haga a los menores de 14 años, para fomentar la pesca como modalidad deportiva en edades infantiles.