El Ford Ecosport se supera

Ahora, el renovado Ecosport presenta una serie de mejoras que se centran en su diseño, comportamiento dinámico y equipamiento.

Ford mejora su pequeño SUV para competir con mayores argumentos en un segmento cada vez más poblado y competitivo. Ahora, el renovado Ecosport presenta una serie de mejoras que se centran en su diseño, comportamiento dinámico y equipamiento.

 

El anterior modelo ya contaba con un diseño agraciado y con ciertos toques deportivos. Por este motivo, el fabricante americano no se ha visto obligado a realizar profundos cambios estéticos. Lo más reseñable, es la nueva opción que permite integrar la rueda de repuesto en el portón trasero. En caso de no contar con este equipamiento opcional, el coche ofrece un kit antipinchazos.

 

El habitáculo ha mejorado para ganar en aspecto y calidad. Ahora, se ha introducido el negro grafito en el panel de instrumentos, la consola central y en los paneles de las puertas, al mismo tiempo que las luces que señalan la ubicación de los botones y de los elevalunas eléctricos se oscurecen cuando el vehículo se pone en marcha.

 

UN INTERIOR MODERNO Y BIEN ACABADO

 

La calidad que ofrecen los plásticos de su interior no varían, por lo que siguen siendo rígidos y de una fabricación más bien sencilla. El ajuste y la sensación de solidez nos ha parecido buena, sin embargo, Ford ha cuidado otros detalles muy importantes que otros fabricantes de la competencia suelen pasar por alto. En este caso, cabe destacar el volante, que presenta un tamaño perfecto, un aro acolchado, un tapizado de cuero de calidad y una sensación de solidez y calidad que no encontramos en otros coches del mismo segmento. Otro detalle a valorar son los apoyabrazos de las puertas delanteras, que también están muy acolchados para que el confort sea elevado.

 

La posición al volante es muy confortable, no obstante, hay que puntualizar que la la banqueta de los asientos delanteros resulta pequeña por anchura y longitud. En cuanto al respaldo, tampoco termina de ser demasiado ergonómico para encontrar la sujeción deseada. Por lo demás, todos los asientos cuentan con una calidad de fabricación destacable, un mullido consistente y un tapizado mixto de tela y cuero bien acabado.

 

El habitáculo está muy bien diseñado para aprovechar al máximo el espacio disponible. Gracias a ello, las plazas traseras salen ganando para ofrecer mucha amplitud en todas sus cotas. Para mejorar el comodidad en los largos desplazamientos, los respaldos se pueden regular en inclinación.

 

El manejo y la ubicación de todos los mandos está bien resuelta, pese a que la consola central puede dar la sensación de estar algo recargada de botones. Destaca, especialmente, el arranque del motor es por botón, algo que supone un plus de confort importante y que suele estar reservado para vehículos de un nivel superior.

 

Al volante, como buen Ford que se precie, las sensaciones son muy buenas en todo momento. Bajo el capó encontramos un motor diésel 1.5 TDCi de 95 CV, que destaca por refinamiento y bajo consumo. Su suavidad de funcionamiento permite que el pequeño Ecosport gane muchos enteros respecto a otros modelos de la competencia. Además, es una motorización con suficiente fuerza y con una respuesta muy progresiva que agrada su uso, tanto en ciudad como en carretera.

 

El consumo de carburante es uno de sus puntos fuertes, ya que podemos obtener unos 5,3 l/100 km de media en carretera sin practicar una conducción particularmente eficiente.

 

Para rematar el buen conjunto mecánico, esta mecánica se encuentra asociada a un cambio manual de cinco velocidades. Esta caja presenta un tacto realmente agradable y un guiado preciso que nos permite manejarlo con poco esfuerzo. Como parte negativa, aunque ofrece unos desarrollos muy bien elegidos, se echa en falta una sexta velocidad para rebajar el consumo y el ruido cuando nos movemos por carretera.

 

Para mejorar el comportamiento del nuevo Ecosport, Ford ha revisado los muelles, los amortiguadores y un eje torsional trasero más rígido, así como el control de estabilidad y la dirección asistida. Por su parte, el freno de mano eleva su posición para facilitar su uso. Con esta evolución en su bastidor, encontramos un coche con un tacto de conducción formidable que es incluso superior a la de modelos de mayor categoría y precio. Además, es un coche muy equilibrado en cuanto a seguridad y estabilidad se refiere. En ciudad, al ser un vehículo de corte urbano, se defiende perfectamente para un uso diario.

 

Ford también ha trabajado para reducir el ruido que llega al interior. Para ello, ha utilizado nuevos materiales aislantes en las puertas y en los paneles. Asimismo, los pedales han sido recubiertos para eliminar el traspaso de las vibraciones. Como resultado, encontramos un coche poco ruidoso en todo tipo de condiciones.

 

A LA VENTA CON DOS NIVELES DE EQUIPAMIENTO

 

El renovado Ecosport está disponible con dos acabados diferentes, Trend y Titanium, siendo la primera la versión de acceso con un equipamiento muy completo de serie, mientras que el acabado Titanium incorpora sistema de apertura y arranque sin llave Ford Power, tapicería en cuero parcial, raíles de techo, climatizador automático y unas llantas de aleación de diseño específico. En el campo de la conectividad, el pequeño modelo americano cuenta con la última evolución del sistema de conectividad por voz SYNC, que estará disponible en los acabados Trend y Titanium. Este sistema presenta una pantalla de cuatro pulgadas que se sitúa en la parte alta de la consola central. La versión de acceso de este modelo se puede adquirir desde 12.990 euros.