El FMI aplaude la intervención del BCE y pide que los gobiernos adopten reformas estructurales

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, ha expresado su apoyo a las medidas adoptadas por el Banco Central Europeo (BCE), que contribuirán a reducir los costes de financiación en la eurozona y a alcanzar el objetivo de estabilidad de precios.

"Damos la bienvenida a las medidas anunciadas hoy que reforzarán fuertemente la postura acomodaticia del BCE", indicó Lagarde en un comunicado, donde señaló que la expansión del balance del banco central de la zona euro contribuirá a rebajar los costes de financiación en la región, así como a elevar las expectativas de inflación, reduciendo los riesgos de un periodo prolongado de baja inflación.


"Estas medidas incrementarán notablemente también las perspectivas de que el BCE cumpla su mandato de estabilidad de precios", añadió la directora del FMI.

No obstante, Lagarde expresó la necesidad de que esta postura del BCE se vea acompañada de medidas por parte de los gobiernos, particularmente en el caso de la adopción de reformas estructurales "que impulsen el potencial de crecimiento y garanticen el apoyo a políticas de gestión de la demanda".

El presidente del BCE, Mario Draghi, anunció este jueves un plan de compras de activos por importe de 60.000 millones de euros al mes y que estará en vigor desde el próximo mes de marzo y al menos hasta finales de septiembre de 2016.